Ultima Actualización: viernes 3 abril 2020  •  10:30 PM

Un año escolar de muchas expectativas

Publicado por Redacción  x  |  Editorial |  miércoles 20 agosto 2014

Esta semana se inició el período lectivo 2014- 2015 y el  mismo llega con grandes expectativas sobre el esperado salto que debe dar la educación dominicana, ahora que cuenta con suficientes recursos para ser invertidos.

Aunque ya desde el 2013 estaba aprobado el cuatro por ciento para ese renglón, por muchos factores, en especial trabas burocráticas no se pudo aplicar en forma adecuada y se quedaron cortas las inversiones y gastos.

Pero para este período no pueden haber excusas valederas y se esperan comenzar a ver los resultados, que tienen en la tanda extendida la mejor garantía para demostrar la posibilidad de un avance cualitativo en el sector educativo.

Todos sabemos que los resultados en la educación no se ven de una vez, sino que se manifiestan a mediano y largo plazo y por ello es que nuestros políticos se habían negado a aumentar su presupuesto.

Pero no se debe esperar para saber cuántos estudiantes están en la tanda extendida, los aportes en materiales escolares del Estado, las inversiones en alimentos y dónde, además de desayuno escolar se entrega almuerzo.

Las autoridades en la búsqueda de ganancia política hablan de revolución educativa, sobredimensionando el proceso, pero la cosa no llega a tanto. Estos mayores recursos simplemente deben conducir a una mejoría del sistema educativo.

Subir algunos puntos en el ranking mundial de la educación donde este país está por el suelo, por debajo inclusive de  muchas naciones con menor desarrollo económico, social e institucional que el nuestro.

Lo que más cerca estuvo este país de tener una revolución educativa, fue la creación de la escuela Hostosiana al final del siglo XIX, donde hubo cambios profundos en el contenido del programa de formación curricular.

Hoy estamos muy lejos de eso, ya que todavía impera el modelo de educación impuesto durante el régimen de Trujillo, especialmente luego del Concordato con la Iglesia Católica.