Ultima Actualización: domingo 31 mayo 2020  •  06:53 PM

Cuando en la lengua, el uso se convierte en norma

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  viernes 22 mayo 2020

Cuando un niño se mueve mucho, es posible que, refiriéndose a él, alguien diga: «Ese es el muchacho más “desinquieto” que he visto».

Si dos adolescentes, niños o jóvenes protagonizan una riña, de seguro que uno de los adultos presentes ordenará que los “desaparten“.

Y si alguien nota que a una mujer o a una hembra animal se le "alborotan" las hormonas o exhibe conductas que revelan compulsivos deseos de apareamientos, de esa mujer o de esa hembra animal (yegua, mula, burra, etc.) acto seguido se dirá que está “descalentada”

En cada una de las voces prefijadas entrecomilladas presentes en los párrafos anteriores, el desajuste semántico, sin embargo, es mucho más que notorio. Ese desajuste se origina como resultado de la configuración morfológica de las susodichas voces. Veamos:

La voz “inquieto” está formada por el adjetivo «quieto», que significa pacífico o carente de movimientos, y el prefijo «in», que significa negación (no, nunca, jamás…) Merced a esa morfológica construcción, “inquieto” entraña el significado de “no quieto”. Si a dicha voz, “inquieto”, se le antepone el prefijo “des”, que también significa negación, fácil resultará concluir afirmando que “desinquieto” quiere decir “no inquieto”, vale decir, quieto, tranquilo, pacífico, sin movimientos.

Lo mismo sucede con el verbo “desapartar“:

Des = negación Apartar = separar Desapartar = No separar

¿Qué significa eso?

Sencillamente, que mandar a «desapartar» a dos niños o personas que estén peleando, es afirmar todo lo contrario de la intención del mensaje que se desea expresar, vale decir, es ordenar que esos niños se unan, abracen y propinen más golpes.

¿Y qué decir de una mujer o hembra animal descalentada?

Se tratará, indiscutiblemente, de una mujer o una hembra fría o carente por completo de deseo sexual, razón por la cual , lo menos que desearía en ese momento , sería sostener sexuales vínculos con un macho o varón, toda vez que si “calentar” soporta los significados de:

a) «Infundir calor a un cuerpo… » b) «Excitar sexualmente a alguien… »

En el contexto de la relación sexual, «descalentada», por el contrario, significa no caliente, no excitada, no ardiente o carente de fuego sexual; pero a pesar de lo antes aclarado, uno de esos desajustes semánticos, “desapartar”, debido talvez a la fuerza del uso y a la amplia extensión que en el mundo hispanohablante ha logrado, la precitada forma verbal figura como entrada en el “Diccionario de la lengua española”con el significado de “apartar”.

Y a pesar de las consideraciones precedentes, en el español dominicano, común resultará siempre escuchar a un usuario de la lengua decir que tal o cual ser humano es «desinquieto», en lugar de inquieto; que tal o cual hembra animal o mujer está «descalentada», en vez de caliente, excitada, ardiente...; o que «desaparten» a los niños que han iniciado una riña, en lugar de "aparten" o "separen..."