Ultima Actualización: domingo 31 mayo 2020  •  05:44 PM

Semanario Camino- Editorial -Un mensaje para la vida

Publicado por Adalberto De Leon  |  Editorial |  viernes 15 mayo 2020

Un mensaje para la vida

La Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales llega a su versión 54. Iniciada en 1967 por el Papa Paulo VI, este mensaje es esperado cada año por hombres y mujeres de buena voluntad que saben el papel que juegan los medios de comunicación en la transformación de la sociedad.

En esta ocasión el Papa Francisco nos presenta: La vida se hace historia. Para que puedas contar y grabar en la memoria y nos dice: “Quiero dedicar el Mensaje de este año al tema de la narración, porque creo que para no perdernos necesitamos respirar la verdad de las buenas historias: historias que construyan, no que destruyan; historias que ayuden a reencontrar las raíces y la fuerza para avanzar juntos.”

En años anteriores en la Jornada se han tratado temas dedicados a la familia, juventud, publicidad, reconciliación, la era digital, tercera edad, promoción de la justicia y la paz, fe y cultura y la era digital, entre otros.

Todo lo que toca el desarrollo integral del ser humano ha sido ventilado por la Iglesia en esta Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. Es un material valiosísimo para los que queremos hacer de la comunicación un alimento de la vida.

Que este mensaje que el Papa Francisco nos trae para este 2020 nos ayude a ser constructores de un mundo nuevo en una época de tantas angustias y desaliento, porque como él nos dice: “Cuántas historias nos narcotizan, convenciéndonos de que necesitamos continuamente tener, poseer, consumir para ser felices. Casi no nos damos cuenta de cómo nos volvemos ávidos de chismes y de habladurías, de cuánta violencia y falsedad consumimos. A menudo, en los telares de la comunicación, en lugar de relatos constructivos, que son un aglutinante de los lazos sociales y del tejido cultural, se fabrican historias destructivas y provocadoras, que desgastan y rompen los hilos frágiles de la convivencia.”

Que esta reflexión del Sucesor de Pedro sea para nosotros el norte que guíe nuestro quehacer profesional, construyendo narraciones que nos llenen de esperanza.