Ultima Actualización: domingo 8 diciembre 2019  •  07:00 AM

vLa inminencia del cambio, si…

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  miércoles 20 noviembre 2019

Hasta donde hemos observado la actitud y disposición del relevo, del cambio de caras nuevas en la política la ha asumido de manera estratégica el presidente de la república y líder del PLD, Danilo Medina.

Sociopolíticamente hablando podríamos señalar, que la llamada época del PLD y su generación en el poder por 20 años cumplió asertivamente con el rol político asignado por la historia, los hechos están ahí, paso de una generación a otra del ejercicio político y gubernamental, luego del Pacto Patriótico del PLD y PRSC, Balaguer y Juan Bosch.

Ese ciclo, esa época peledeiana debió haberlo cerrado el PRD, pero su cúpula octogenaria se negó y prefirió dividir ese partido a permitir el lógico y obligado relevo dirigencial que bien venia encarnando el nuevo líder del partido blanco, Miguel Vargas.

Leonel Fernández ahora hizo lo propio en el PLD, prefirió dividir a permitir el desarrollo de caras nuevas, cambio y relevo en su partido, en una actitud obsesiva por dirigir, por ser candidato presidencial.

En el PRM, ante la situación de no cuajar como opción de cambio político y de gobierno, acelero su alianza con Leonel Fernández, a quien su propio candidato presidencial acusaba de ser el representante de la corrupción y el supuesto descalabro institucional del país.

El costo político electoral de esa alianza es descomunal, catastrófica.

La maniobra interna de Danilo Medina en el PLD de llevar como candidato presidencial a Gonzalo Castillo, dirigida a presentar caras nuevas, cambio y relevo generacional, se convierte en el eslabón del cambio desde el gobierno y la continuidad de su obra de gobierno.

Con ello impide y derrota la corriente de continuidad de lo viejo que representaba Leonel Fernández con su obsesión de ser nueva vez candidato presidencial y de paso desarticula el discurso de cambio del PRM, más cuando este último, erradamente, hace y proclama, alianza electoral con el tres veces presidente de la república y ex presidente del PLD.

La alianza PRM Luis Abinader Leonel Fernández, se convierte en obstáculo para lograr vender la idea de cambio y lucha anticorrupción del principal partido de oposición.

El peso del aparato del gobierno se hace sentir, es muy fuerte, el presidente Danilo Medina mantiene el vínculo con los sectores populares de la ciudad y el campo, logra las simpatías y desarrolla un programa de asistencia, asfaltados y ayuda a los sectores nacionales.

Danilo Medina apuesta a que con la victoria electoral de Gonzalo Castillo se produzca una cadena de cambios político no sólo en el seno de su partido PLD, sino, además, en el contexto político nacional.

O sea, para los peledeistas y aliados, la inminencia del cambio, si…va, pero desde el gobierno con Gonzalo Castillo como presidente de la república.

El autor es periodista