Ultima Actualización: domingo 25 agosto 2019  •  08:00 AM

Be de vaca” y “Be de burro”

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  viernes 9 agosto 2019

“El distinguir la v de la b no es de ningún modo un requisito recomendable en la pronunciación española. La mayoría de las personas cultas, lejos de estimar la pronunciación de la v labiodental como una plausible perfección, la consideran como una mera preocupación escolar, innecesaria y pedante”
(TOMAS NAVARRO TOMAS)


Las letras como las personas tienen sus nombres (pe, equis, jota, ene, hache, efe zeta, etc.) Y así como en el género humano el nombre sirve para distinguir una persona de otra, en el abecedario, los nombres de los signos que lo conforman sirven para diferenciar una letra de otra. Es el caso de las grafías “b” y “v”. Aunque fonéticamente se pronuncian de la misma forma, una y otra acusan notables diferencias, no sólo ortográficas, sino también nominales. La primera se llama be (denominación recomendable) En América recibe también los nombres de be alta y be larga. 
    
La segunda se denomina uve (recomendable), pero los hablantes americanos la llaman indistintamente “be corta”, “be baja” y “be chica”
     
En la República Dominicana, como resultado, talvez, de una distorsión en la enseñanza de la lengua española o de un falso concepto aprendido en la escuela antigua, esa distinción se establece de manera un tanto zoológica o “con pintoresca nomenclatura”, llamándole “be de burro” a la “b” y “be de vaca” a la “v”.
     
Se trata del mismo error en que se incurre cuando se habla de “ce (c) de casa” y “ca (k) de kilómetro” Es como si se quisiera dejar establecido que aparte de las empleadas para escribir las palabras burro y vaca, existen en nuestro idioma otros tipos de bes.
    
Conviene aclarar que las letras “b” y “v” representan el mismo fonema /b/ en todos los países de habla española: el sonido consonántico bilabial sonoro /b/, esto, es, no existe, como se ha enseñado y piensan muchos, diferencia alguna en la pronunciación de las letras “b” y “v”. Como bien lo establece al respecto don Manuel Seco en su Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española:
    
« La pronunciación de v es en español idéntica a la de b. Las dos letras corresponden a un mismo fonema, /b/; se pronuncian igual, por tanto, cabo y cavo; vaca y baca; sabia y savia; /tubo y tuvo. Pretender pronunciar v con articulación labiodental es un error de algunos locutores y profesores que se pasan de correctos…» (1986:371)
    
En otras palabras, la articulación labiodental de la "v” jamás ha existido en español. Cuando así ocurre, se trata de un equivocado prurito de corrección basado también en erróneas recomendaciones del pasado.