Ultima Actualización: martes 21 noviembre 2017  •  08:40 PM
El drama cotidiano de los accidentes de tránsito
Publicado por Redacción  x  |  Editorial |  miércoles 30 julio 2014

Nuestras calles y carreteras se han convertido en espacios de muerte y lesionados que en un nivel cada vez mayor siembran de luto y dolor a los hogares dominicanos, sin que se observen acciones  para disminuir esos trágicos hechos.

En los últimos días se han incrementado los accidentes en carreteras y el número de víctimas fatales aumenta en forma alarmante, donde se incluyen todo tipo de vehículos envueltos.

Ya ni siquiera son las motocicletas las que aportan la mayor cantidad de  muertes y heridos, sino que carros y vehículos pesados están cada día más incluidos en los trágicos accidentes con resultados muy lamentables.

En nuestro país no hay controles para entregarle licencia de conducir a cualquier ciudadano, incluyendo aquellos que guían camiones, patanas y autobuses que son instrumentos altamente peligrosos en las vías públicas.

Tampoco las empresas aplican métodos selectivos para contratar a cualquiera a entregarle uno de esos aparatos, y mucho menos le dan orientaciones y seguimiento sobre las normas que deben observan al volante.

Pero los que transitan en  vehículos lujosos son en muchos casos más imprudentes, pues entienden que los mismos son para volar sobre el pavimento y que la prudencia y tacto es para los que andan en autos viejos o en chatarras.

Sin dejar de mencionar que los conductores de las llamadas voladoras andan como locos detrás de pasajeros, llevándose el mundo por delante con tal de llegar rápido y ganar más dinero.

Todo ello crea un cuadro dantesco que deja como resultado miles de vidas perdidas y decenas de miles con graves lesiones y traumas físicos y sicológicos, que es un drama humano lamentable y efectos muy negativos para las empresas aseguradoras.