Ultima Actualización: domingo 22 septiembre 2019  •  08:00 AM

Hacerle caso a la Junta

Publicado por Redacción Externa  |  Editorial |  jueves 11 julio 2019

Editorial

Hacerle caso a la Junta

El proceso de la precampaña electoral está abierto, y debe concluir en el mes de octubre. Esta disposición de la Junta Central Electoral permitirá a los aspirantes a precandidatos realizar actividades proselitistas a lo interno de sus locales o lugares cerrados. Esperamos que cumplan estas medidas porque el desorden y caos que originan estos movimientos  en­torpecen las labores de  tan­tos dominicanos que están al margen de estas acciones. 

Hay otras disposiciones que deseamos sean respeta­das, como son: no pintar  las calles, aceras, contenes, postes del tendido eléctrico y árboles. Es tiempo de entrar al camino de la civilización. No vivimos en una selva.

Es  hora de aplicar sanciones a los violadores de estas medidas, porque una de las causas de la debilidad de nuestras institucio­nes es que no hay consecuencias para los que vio­lan las leyes y principios que nos impiden vivir en paz.

Es nuestra esperanza de que en esta precampaña prevalezca la cordura, de­jando atrás el fanatismo que trae consecuencias trá­gicas. Que ningún dominicano pierda la vida durante este proceso. Que prevalezca la sensatez.


II
Una obra de amor

El Hospicio San Vicen­te de Paul, ubicado en Santiago, celebró el pasado 8 de julio un nuevo aniversario de su fundación. Fue creado en 1923. En su inauguración estuvo Monseñor Nouel, quien era Arzobispo de Santo Domingo, y su labor cubría todo el territorio nacional.
Durante más de cuatro décadas este centro ha sido un lugar de acogida, cariño y ternura para nuestros an­cianos, que por diversos motivos se encuentran solos, en el momento don­de más necesitan atención.
Vaya nuestro reconoci­miento a los integrantes de la Fundación San Vicente de Paul, Inc. que sostiene esta obra. A las Hermanas Dominicas de la Presen­ta­ción, que cumpliendo el mandato divino de amar al prójimo como a ti mismo, entregan sus vidas sirviendo a los demás, dejando atrás familiares y hasta su tierra natal. Ya en el pasado habían hecho esta labor las Hermanas Mercedarias que por más de 50 años estuvieron entregadas a esta obra de amor.

Que el aniversario del Hospicio San Vicente de Paul, contribuya a sensibilizar más a los sectores públicos y privados para ser más consecuentes, apo­yando este trabajo en favor de los envejecientes.

Que desde el Estado se multipliquen las políticas socia­les en favor de los adultos mayores, para no seguir presenciando escenas tan  tristes y desgarra­doras, como mirar a envejecientes mendigando un pedazo de pan, o una limosna para comprar un medicamento. 

El creci­miento de la economía también debe llegar a ellos, y más cuando se encuentran en el ocaso de su existencia.