Ultima Actualización: jueves 17 octubre 2019  •  03:54 PM

Política y decepción

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 8 julio 2019

No sé, por qué, los Estados deben ser manejados por la “ciencia política”, y personajes que de ella se apoderan, para maniobrar sólo en base a intereses partidarios y grupales, sin tener en cuenta el destino de su pueblo.

Para Platón, el Estado se compone de tres clases, Económica, Militar y Política. La primera, maneja la producción, la segunda, se encarga de garantizar seguridad al territorio, y esta última, trazar pautas de convivencia entre los ciudadanos.

Pero los tiempos cambiaron, y esta pasó a ser otra actividad rentable para quienes la ejercen, estructurada en una especie de Carteles políticos para enriquecer sus dirigentes, superados económicamente sólo por líderes de Carteles de Drogas.

Tan bueno ha sido el negocio de controlar el Estado, que empresarios abandonan sus actividades productivas para dedicarse al quehacer de Platón. En la que poco importa traicionar al país o una buena amistad, para mantenerse en el poder.

Por eso, en la actualidad, la política genera más decepción y pobreza que bienestar, mientras sus actores debilitan cada vez más las instituciones, seguros de que nunca recibirán las debidas sanciones por su mal proceder desde el Estado.

Eso diferencia al presidente, Donald Trump, quien aparte de manejar una nación fuerte, compuesta por ciudadanos conscientes, puede sortear cuantos obstáculos encuentra a su paso, porque no es instrumento de la política, y ha cumplido lo prometido.

Su condición de poco conciliador, es lo único que está afectando su administración para coronar una obra de gobierno como la que él es capaz de ejecutar, por eso, navega con el viento a su favor, y difícilmente sea derrotado intentando reelegirse.

El pueblo dominicano en cambio, perdió la perspectiva de lo que es un Estado organizado, capaz de garantizarle derechos civiles, bienestar social, político y económico, mientras los que sustentan el poder lo manejan como su finca privada.

Gente, que en lugar de concentrarse a resolver males de la sociedad, para superar la desigualdad, sólo se enfoca en lo que es su agenda personal, demostrando su capacidad de engullir un reptil en descomposición sin eructar, como decía Bosch.

El presidente y sus funcionarios llevan cerca de dos años sólo tramando travesuras políticas, de cómo volver a violar la Constitución, para continuar en el poder, sin preocuparles la presencia de jóvenes parados en esquinas desde que abandonan sus camas, planificando todo tipo de delitos y crímenes, generando inseguridad.

Que el transporte en Moto demanda de mayores controles y regulaciones, para minimizar la labor de sicarios y agentes del crimen organizado, tampoco, que niños, abandonan las escuelas, para terminar al servicio de la criminalidad.

Que aunque tenemos potencial turístico y de béisbol, el primero está a merced de mercenarios del capitalismo, y los peloteros que abandonan las Grandes Ligas, tienen que quedarse ilegales en USA trabajando en factorías, porque el Estado los abandona.

Parece imposible, esto peloteros que no tienen espacio en MLB puedan vivir de lo que aprendieron hasta agotar la vida útil, que las grandes provincias tengan sus Estadios, para garantizarles trabajo mientras los equipos locales los contratan.

Esa dejadez política, es la causa por la que sin importar el modelo imperante, los pueblos sienten no sólo decepción por los políticos, si no, mucha frustración en todos los órdenes, perdiendo hasta la fe en su país.

alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09