Ultima Actualización: martes 28 enero 2020  •  12:02 AM

Caso David Ortiz

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 17 junio 2019

Un vivo ejemplo, del grado de inseguridad provocado por falta de una buena justicia, y leyes, que fortalezcan las instituciones, para resguardar los derechos de las personas a transitar libremente y divertirse, consagrado en nuestra Constitución.

Son hechos que suceden en cualquier parte, pero es inamisible, que el crimen organizado, hace décadas, viene aposentándose en La República Dominicana, donde un grupito de desalmados vive de cobrar para matar, sin sufrir consecuencias.

De ahí, que de sus actos criminales, no escapen ni ciudadanos que ponen el país en alto, como David Ortiz. Su agresión ha movilizado a gran parte del mundo, por tratarse de una figura emblemática del Béisbol, por los méritos acumulados en las Grandes Ligas, y su altruismo con niños pobres, de condiciones especiales.

Hay motivos suficientes para escandalizarnos con hechos como estos, porque al parecer, la autoridad abandona su responsabilidad, para dedicarse a propósitos unipersonales, por eso, la delincuencia, criminalidad, y muerte de turistas en hoteles del Este, generan preocupaciones, aunque realmente sea una campaña de descredito.

De nuevo, la Policía demuestra, que aun trabajando a manos peladas, con salarios miserables, hace su trabajo, deteniendo a los delincuentes, y que quien ha fallado es la Justicia, porque los involucrados en este, y otros casos, son reincidentes.

Mientras el país no tenga legisladores, gobernantes, y funcionarios nombrados que asuman el compromiso con la sociedad, los ademanes de la criminalidad, no sólo David será víctima, si no, que todos perdemos los derechos elementales que ellos juraron garantizar y preservar.

Sin lugar a dudas, que la debilidad institucional, y falta de respeto por parte de los que manejan el Estado a las normas establecidas, les dan motivos a los enemigos de la patria, a lanzar todo tipo de campañas asquerosas contra nuestro país.

Porque mientras sólo se legisle en beneficio de quienes tienen el poder, para no abandonar los cargos, la gente del bajo mundo seguirá imponiendo un Toque de Queda en las calles dominicanas, a cualquier hora del día o la noche.

La Justicia debe explicar, cómo gente curtida en la criminalidad esta libre, poniendo en peligro la paz social. El desorden campea por doquier, autos y motocicletas sin placas, conducidos por delincuentes sin licencias, y portando armas de fuego.

Tampoco las vías públicas están organizadas, siendo usadas indiscriminadamente, incluso, por la propia autoridad. El sicariato, a pesar del auge alcanzado, sigue siendo sin importancia para quienes tienen el deber de cuidar del ciudadano a través de las leyes, porque los políticos temen endurecer las penas, no sea se revierta contra ellos.

El sistema carcelario es cada vez más caótico, no es la primera vez, que desde estos centros penitenciarios, delincuentes, planifican crimines. Quizás en todo el planeta no se encuentren tantos ciudadanos entregados a la solidaridad como el dominicano.

Gente buena, desprendida, con una sonrisa a flor de labios siempre, que acoge sin reserva al desconocido, así nos conoce el mundo. Tal vez, nuestro problema sea, cómo se dirige el Estado, el poco respeto a la Constitución y sus leyes adjetivas.

Agradezco, que esa acción criminal, no terminó con la existencia de David, quien quizás puede hablar, y decirles a las autoridades, quién es el cobarde que pagó a sicarios para atentar contra él, aunque el gatillero alega “erró en el objetivo”.

alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09