Ultima Actualización: domingo 22 septiembre 2019  •  08:00 AM

Crítico vector de crecimiento hacia el Aeropuerto Internacional del Cibao

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  miércoles 12 junio 2019

En el artículo anterior subrayamos que el primer vector de crecimiento que debemos controlar es el dirigido a la cordillera septentrional y la falla sísmica. El segundo vector de urbanización que la Alcaldía vigilará se dirige hacia el ícono económico-patrimonial que constituye el Aeropuerto Internacional del Cibao (AIC). Si no hacemos nada la conectividad internacional de los 4.2 millones de habitantes del Cibao está amenazada. Nos enfrentamos a un línea invasora del suelo dedicado con comercios, hoteles, naves de producción, centros comerciales, y en menor medida a viviendas unifamiliares y apartamentos. 
    En esa dirección y en ambas márgenes de la autopista Duarte se ejecutará con más rigurosidad el Plan de Municipal de Ordenamiento Territorial Santiago 2030 (Ordenanza 3240-19). Consideramos que con el impulso de la Alcaldía de Santiago, en alianza con los Ayuntamientos de Licey al Medio y Puñal, y sus correspondientes Distritos Municipales de Las Palomas, Guayabal y Canabacoa, debemos armar una Alianza Estratégica de Ordenamiento Territorial Metropolitano (AE-OTM). 
    Se exigen acciones que controlen la construcción caótica de obras mediante un estricto ordenamiento. Toda construcción regular o irregular debe ser intervenida y evaluada. La alianza metropolitana debiera incluir al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MIMARENA), al Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), CORAASAN y EDENORTE. Todo lo que se apruebe en esa dirección debe ser interinstitucional. El órgano del Estado de regulación del medio ambiente, controla los impactos sociales y ambientales de las edificaciones (Ley 64-00). Por su parte, la estructura de gobierno de obras públicas, impone el Reglamento General de Edificaciones y Tramitación de Planos (Decreto 576-06) y reglamenta el Análisis y Diseño Sísmico de Estructuras (Decreto 201-11). 
   
Todos los permisos anteriores se pueden realizar por una ventanilla única que debiera tener su sede en el Palacio de Gobierno Municipal como acontece en casi todos los países. Sugerimos que la sede sea la Alcaldía dado que el Ayuntamiento es el órgano rector del suelo. Desde la primera colaboración del CDES al Ayuntamiento (1997), hasta hoy el gobierno municipal acumula electrónicamente informaciones georeferenciadas.
    
En Santiago acumulamos el análisis histórico de la huella urbana con mapas cronológicos desde el año 1844. Planos recopilados de diversas fuentes. La cartografía topográfica de 1968 y 1985 aportados por CEUR, CDES y PMOT. También investigaciones de la expansión urbana. Imágenes satelitales Landsat de alta resolución para verificar cambios de cobertura del suelo. Imágenes del 2005 al 2014.  Retratos del crecimiento urbano Histórico de Santiago desde 1844 hasta el 2019.
    
Irrita el crecimiento hacia el Aeropuerto AIC. La alianza BID-Alcaldía-CDES destaca que urbanísticamte el rumbo caótico hacia el AIC se caracteriza como una cabeza de dendrita neuronal salpicada de edificaciones y construcciones dispersas. Crecimientos lineales desde Santiago hacia los núcleos periféricos y viceversa, en especial hacia Licey al Medio y Puñal. Pero también el crecimiento desordenado acontece hacia áreas muy fértiles de la mejor clasificación agrológica. 
    
En los hechos acumulamos un ensanchamiento no planificado y baja densidad de la población de los en especial de Licey al Medio y Puñal. Ambos municipios están aprobando obras y edificaciones comerciales sin tener planes de ordenamiento territorial. Multitud de áreas aisladas rodeadas de territorios de predominancia rural, que no evidencian grandes núcleos urbanos. Al realizar la suma de las superficies detectadas se observa hoy un incremento de hasta 1,000 hectáreas (15Km2) de la huella urbana con respecto al año 1999. Grave de toda gravedad. 
    
Todo lo anterior es más peligroso pues la tasa de crecimiento de las edificaciones hacia el Sur-Este es más acelereda que el crecimiento poblacional. La mancha urbana de edificios crece a razón promedio de 5.0% anual, pero la tasa de crecimiento de población es apenas 1.25%. Sin embargo los usos que más crecen son los relacionados al comercio, industria, instituciones  y servicios. Los usos que menos crecen son los concentrados en vivienda y habitabilidad.  A todo lo anterior se añade el sistema radial de vías que permite el crecimiento de la ciudad siguiendo las principales carreteras, y conformando un área metropolitana, constituida por municipios y distritos municipales de Santiago, Licey, Tamboril, Villa González y Puñal. 

El Aeropuerto Internacional del Cibao (AIC) representa un territorio destinado exclusivamente a estas funciones, uso que debiera ser reservado por Decreto Presidencial en coherencia con el PMOT. Es un área que delimitarse y restringirse al crecimiento urbano. Las afecciones por infraestructuras viarias tienen en la nueva Avenida Circunvalación Norte (ACN) una limitante que si bien por superficie no resulta comparable a las áreas como las ambientales, su carácter lineal y circunvalatorio tiende a generar un efecto de cinturón de la huella en expansión. 
    
Pero la huella urbana de Santiago valorada por las últimas imágenes satelitales donadas por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Asociación de Condados y Municipios de América (ICMA), muestra claramente que el cinturón de la Avenida Circunvalación Norte se ha rebasado, debido a la proliferación de una multitud de asentamientos menores en especial en Tamboril, Licey al Medio y Puñal.
    
Vamos a congelar la huella urbana hacia el Sur-Este o sea hacia el Aeropuerto Internacional del Cibao (AIC), y definir un perímetro, separando el área urbana y rural. Pondremos en valor los predios ociosos con instrumentos legales y fiscales hacia el otro lado, el Sur-Oeste. Igualmente crearemos proyectos habitacionales de distintos niveles sociales que coexistan en barrios bien estructurados con la presencia de viviendas sociales intercaladas con edificaciones de alta calidad que comparten sistemas verdes y equipamientos, generadores de identidad barrial. En la otra seguimos.