Ultima Actualización: martes 18 junio 2019  •  08:00 PM

Miguel Vargas, reconocido en el senado y por su pueblo

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  domingo 2 junio 2019

Lo que está sucediendo con el presidente del Partido Revolucionario Dominicano y Canciller de la Republica, Miguel Vargas Maldonado, es fruto de su trabajo honesto y perseverante, resurge entre las figuras políticas mejor valoradas del país.

El Senado de la República reconoció al presidente del PRD y Ministro de Relaciones Exteriores, Miguel Vargas Maldonado, por la gestión que realiza al frente de la Cancillería, por colocar a la República Dominicana en una posición de prestigio frente a las demás naciones y organismos internacionales.

Esa es una respuesta a su perseverancia, a su trabajo como hombre público, de saber, como líder político, identificar y traducir en una propuesta de cambio político el accionar no solo de su partido, PRD, sino de la función pública y la política en sentido general, y desde la concertación, unidad y cambio, proclamar propuesta que tocan el sentimiento de descontento y malestar de una parte de la población.

Miguel Vargas recibió, desde 2004, una embestida de su propio compañero de partido, hoy en el PRM, que sin lugar a dudas lo colocaron en uno de los políticos dominicanos más difamado, vilipendiado y desacreditado. Sus enconados adversarios y enemigos políticos del propio PRD, ante sus triunfos innegable, prefirieron el camino de la injuria, los denuestos y la calumnia y división del PRD, antes que reconocer el nuevo liderazgo de Miguel Vargas que surgía con fuerza en el partido blanco y el país.

Hoy Miguel recupera su popularidad, es reconocido por su eficiencia, colocándose dentro de los políticos mejor valorado para las elecciones del 2020.

El tiempo es el mejor aliado, la verdad flota como el corcho y se encarga de poner todo en su lugar.

Ese un reconocimiento del pueblo dominicano, de los aliados y de los perredeistas a la perseverancia, la ecuanimidad, y sobre todo a esa actitud de respeto que tiene el nuevo líder del PRD, Miguel Vargas, al tratar a sus amigos, a sus compañeros e incluso hasta a sus más enconados adversarios.

Miguel Vargas demuestra que su liderazgo político esta engarzado en las virtudes, que se fortalece el buen obrar del hombre y se potencia la voluntad, la perseverancia, el entendimiento y la praxis correcta a favor del desarrollo y bienestar social de los dominicanos.

Desde el liderazgo político, desde su posición como Canciller de la Republica Dominicana, Miguel Vargas, en la realidad actual, ha estado alejado de las denuncias de corrupciones, mañas y manías políticas, demagogias, egocentrismos, su norte ha sido el trabajo por el país, apegado a los planes de desarrollo social, político y económico diseñado por el presidente Danilo Medina.

Miguel Vargas está consciente de que un verdadero líder es quien se esfuerza día a día por hacer bien lo ordinario, el que se esfuerza por desarrollar de un modo pleno el tener, ser y trascender; él, Miguel Vargas, el hombre, el líder que cruza la orilla para encontrarse con el otro, para ponerse a su servicio, a favor de la persona humana, mas no el que se queda a medio camino o en la simple intención en su afán de servir.

Ese es su secreto y su gran virtud que lo catapulta a la preferencia electoral y política de los dominicanos.

Su primera obligación es promover los intereses nacionales. Ese es su punto de partida…El sabe que esa es su obligación, mínima e ineludible. Él cómo político y líder es positivo, eso también es necesario…

Miguel Vargas es inspiración y ejemplo para los perredeistas y los jóvenes dominicanos, su hoja de vida inspira a hacer que otros hagan voluntariamente lo que en su ausencia solo harían por la fuerza, la amenaza, el chantaje o la necesidad.

La materia prima de su liderazgo no es el poder formal, sino la capacidad para inspirar a otros; por ello logra cambios y acciones por medio del ejemplo no de las órdenes. Por ello, su liderazgo unifica, no es de coerción ni de división.

Es ese el líder político que necesita la sociedad dominicana, forjado en valores, conocimiento y carácter.

Miguel Vargas es la llama de una antorcha, la del jacho prendió, que servir no solo para incinerar lo malo del pasado, sino, sobre todo, para iluminar el camino y hacer que brille la esperanza….

El autor es periodista