Ultima Actualización: sábado 4 julio 2020  •  08:00 PM

Recordar, y no olvidar

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  martes 23 abril 2019

Hace unos años escribimos un artículo que le colocamos por título “Mal Mensaje”, el mismo a propósito del expediente que hoy se conoce como el, ‘Caso Odebrecht’; en el mismo indicamos lo siguiente: 
    
“El caso Odebrecht se ha convertido en una especiede destape de todas las cosas que quizás en otros expedientes o situaciones que fuera de la ley suceden en nuestro país pero que muchas veces no son conocidos o no tienen la posibilidad de ser de tanta connotación”.
    
“Quizás si este caso no hubiese tenido el elemento internacional, es muy posible que se hubiere dado el mismo desenlace que otros como: el de la Sund Land.  Aun esto no termina y aunque puede existir mucha creencia de que todo es parte de un rejuego, se han dado a conocer hechos y situaciones que siguen reflejando lo mal que andamos a nivel institucional y hasta como Estado.  Es posible que puedan darse sorpresas que salgan fuera de las planificaciones que se hayan dado, por la cantidad de informaciones que siguen fluyendo fuera del país”.
   
“Pero independientemente del curso que siga todo aquello que inició fuera de nuestro àmbito pero ya boy nos tiene involicrados como país, y no solo a lo individual por cada sobornado. Se ha puesto en juego el manejo de lo político; de cuan frágil resulta influir para aprobar un proyecto; cómo es posible sobreevaluar obras sin que esto sea suficiente para que el.control legislativo se pongan en alerta, sin desmedro de otras instancias; cómo sigue siendo nuestro pais tan vulnerable ante la comisión de hechos delictuales ante corporaciones; en fin, entre otras cosas”.
    
“Debe retumbar cada momento la confesión de los propios gerentes de la empresa delincuente, cuando reconoció que nuestro país fue escogido de forma estratégica por la misma para llevar a cabo desde aquí todas sus operaciones fraudulentas y de delitos hacia otros países, simplemente porque era "más seguro" para el tipo de actividades que le permitieran llevar a cabo sus actividades dolosas”.
    
“Este elemento ya mencionado, al parecer fue tomado en cuenta por la ya mencionada Sun Land; o por aquel judío norteamericano, Sam Goodson, el mismo que hizo un acuerdo con Angel Rondón, para conseguir que se aprobara el contrato suyo para la flotilla del Plan Renove; o por aquel español, Arturo.del Tiempo Márquez, que fue apresado en España y aquí hizo todo cuanto quiso; o por la Embrauer con los Tucanos; o por Figueroa Agosto cuando decidió establcerse aquí y vivir protegido durante años; o como.lo hizo el propio Joao Santana y Mónica Moura, recientemente condenados”.
    
“Como podemos ver, lo dicho por la Odebtecht sobre su "seguridad”, para llevar sus sobornos, engaños y ganancias con sobreevaluciones; es algo que era un secreto a voces,  a nivel internacional, pero que ante todo este flujo de informaciones sale a relucir. O quizás la naturaleza de este expediente ha hecho que resuene aun más”.
    
“Recuerden que hace unos años, un embajador británico, de apellido, Fisher, advirtió las dificultades que se tenían en el país para aquellas empresas que no sobornaban. Y que las reglas de juego no eran claras, sin embargo, por más denuncia, nada se hizo y lo tuvo que decir en su discurso de despedida ante la Cámara de Comercio Británica”.
    
“Lo mismo sucedió con la denuncia hecha por el reciente embajador norteamericano, Brewster, cuando denunció sobre la corrupción y su impumidsd. Esto último fue lo que trajó aquel pronunciamiento hace un año del presidente, Dsnilo Medina, cuando preguntó: ¿Cuál corrupción?”
    
“Como puede observarse, el caso de la compañía carioca, lo que ha permitido es recordarnos que hace tiempo existen señales que no ofrecen buenas perspectivas y que de una forma ‪o de otra, debemos comenzar a cambiar y quitarnoa el lastre que de forma histórica, hemos estado permitiendo como Estado, y no parece que estemos colocando candados, aun después del robo y el soborno, en grave perjuicio de todo un pueblo”.
    
“Recordemos un viejo dicho: "ladrón aquel que te roba una vez, sinvergüenza tú, si eres quien lo permite dos veces".
    
Estaremos dispuestos como país, y que institucionalmente, comencemos a cambiar la percepción de que esa "seguridad" no sea una especie de paraíso para las facilidades de la comisión de delitos llevados a cabo por corporaciones o delincuentes internacionales reconocidos.   Recordemos para no olvidar.