Ultima Actualización: domingo 16 junio 2019  •  09:48 PM

¿Sufre usted de nomofobia?

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 15 abril 2019

 

La nomofobia debe ser el trastorno del siglo. La mayoría la padece sin saberlo. Sus síntomas son tan alarmantes, que en algunos países ya hay centros hospitalarios para tratarla. Los afectados sufren ansiedad, taquicardias, pensamientos obsesivos, dolor de cabeza y de estómago. Dicen que hasta puede provocar locura.

Hace poco surgió un problema técnico en una compañía telefónica. “Se cayó el internet” por varios días. Hubo intranquilidad colectiva en sus usuarios, especialmente en la juventud que no podía acceder a las redes, pues el celular o móvil era prácticamente inservible. 

La nomofobia es el miedo a dejarse el móvil en casa/EFE/Jorge Zapata

Nomofobia significa “no-mobile-phone phobia”. Es un temor irracional de estar sin celular o móvil, sea porque se les haya quedado en algún lugar, porque no tenga batería o porque carezca de señal. Ese instrumento, para muchos, es parte vital de sus cuerpos, indispensable como respirar. Cuando no lo tienen, se sienten incómodos, inseguros, ariscos, violentos.

Estos aparatos han sustituido las conversaciones en la familia y con los amigos. Hasta para pedir algo de la sala a la cocina se envía un mensaje de texto. De seguir así nos quedaremos mudos. En la mesa del comedor,  se mastica y chatea al mismo tiempo.  En el cine, se concentran más en el Instagram y en el WhatsApp que en la película. 

Otro aspecto preocupante es que resulta de muy mala educación que alguien a nuestro lado esté usando el celular o móvil sin importarle nuestra presencia. A veces me da deseos de llamarle la atención o incluso de arrebatárselo. 

El papa Francisco, en una reciente exhortación a los jóvenes, se refirió al tema. Y lo hizo porque la Iglesia debe pronunciarse, preocuparse y ocuparse de los temas de actualidad, adaptarse a los tiempos, sin perder su esencia ni su mística.

Y así se expresó Su Santidad: "¡Liberaos de la de dependencia del móvil! ¡Por favor!" Luego remató: "Los teléfonos móviles son un gran progreso y son de gran ayuda y hay que usarlos, pero que si uno se convierte en esclavo del teléfono pierde su libertad". Resaltó que como existen las dependencias, como la de las drogas, también "el teléfono móvil es una droga" que "puede reducir la comunicación a simples contactos". "La vida es comunicar y no solo simples contactos", sentenció.

Así las cosas, finalizo con una pregunta:¿Sufre usted de nomofobia?