Ultima Actualización: domingo 16 junio 2019  •  09:48 PM

La estética trascendental de Kant

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  jueves 11 abril 2019

La estética trascendental  es definida por Kant “como la ciencia de todos los principios a priori de la sensibilidad”.  En la “Crítica del Juicio”, una de sus tres obras fundamentales,  es donde el pensador alemán Immanuel Kant (1724-1804) desarrolla las bases  de “nuestros juicios estéticos (sobre lo que consideramos bello) y de nuestros juicios teleológicos (sobre la finalidad de todas las cosas)”. En la “Crítica de la Razón Pura” somete a reflexión  la totalidad del saber humano teorético y analiza la validez de los conocimientos logrados en la Matemática, en la ciencia de la Naturaleza y en la Metafísica”, y, en la “Crítica de la Razón Práctica” somete a profundo análisis la validez de los principios en los que se apoyan la Moral y el Derecho”. Con estas dos últimas obras logró alcanzar un cierto equilibrio entre el racionalismo y el empirismo. 
    
Immanuel Kant “es uno de los pensadores que mayor influjo ha ejercido en la época moderna y los inicios de la época contemporánea”, según lo expresa el maestro y filósofo José Luis Álvarez, y dice más en su obra Filosofía en su contexto: “En el conjunto de la historia de las ideas filosóficas, a Kant se le puede considerar, al lado de figuras como Platón y Aristóteles, entre los grandes productores de conceptos  que han contribuido a enriquecer la cultura occidental”. 
    
La filosofía kantiana es una filosofía crítica (criticismo) porque hace de la crítica o análisis del conocimiento el objeto principal de la filosofía. Fue uno de los principales intelectuales del movimiento cultural la Ilustración del siglo XVIII que tuvo lugar en Europa, en el interregno de la revolución inglesa de 1603-88 y la francesa de 1789-92. 
    
Para Immanuel Kant  la experiencia sensible es posible y válida “gracias a los a priori de la sensibilidad”. Kant va a llamar a estos a priori de la sensibilidad “o formas puras, que son el espacio y el tiempo”. Su función es actuar regulando (ordenando y dando unidad) a los materiales de la experiencia, para que puedan llegar a ser captados. A la unidad de los materiales de la experiencia, regulados por las instituciones puras, es lo que Kant denomina fenómenos.
    
Sobre este asunto, el pensador J. L. Álvarez lo sintetiza de esta manera: “La conclusión de este análisis acerca del conocimiento es que el ser humano no puede conocer los objetos o las cosas como son “en sí” (es decir, lo que llama Kant el “noumenon” o substancia de las cosas), sino tan sólo puede conocerlos tal como se adaptan a sus “moldes” (es decir, lo que se presenta ante la sensibilidad  –que Kant llama fenómenon”-, y se refiere a lo que de las cosas aparece ante mí, la “apariencia”).
    
Dibujo del filósofo Inmanuel Kant. Profesor universitario, pacifista y antimilitarista. Fue una persona de carácter muy sobria y muy metódica en su trabajo. Desde muy joven se autoimpuso un programa diario de actividades que cumplía con tal precisión y método que los habitantes de su ciudad natal Konigsberg podían poner sus relojes en hora con solo fijarse en sus entradas y salidas.