Ultima Actualización: viernes 3 abril 2020  •  10:30 PM

“Tuiteo, luego existo”

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  jueves 4 abril 2019

Ese es el título de uno de los  mejores y últimos artículos escritos por Umberto Eco, escritor, filósofo y profesor universitario, un ensayo que se encuentra incluido en su libro “De la estupidez a la locura. Como vivir en un mundo sin rumbo”, volumen que recopila todos sus escritos para la prensa, y publicado póstumamente publicado en el  año de su muerte; todo su contenido había sido seleccionado por él mismo.
   
El título parafrasea la famosa expresión: “Cogito ergo sum”, traducida al español como “Pienso, luego existo”. Este pensamiento del filósofo francés, y Padre del Racionalismo Moderno, René Descartes. 
    
Para Eco, Tuiteo, luego existo es una formulación que permite sintetizar los contenidos fundamentales de una nueva época dominada por las imágenes, las redes  y la Internet. Se trata de un diagnóstico de la sociedad actual; A Umberto Eco esta condición le produce un cierto escepticismo transido de desconfianza o pesimismo por el derrotero que lleva la humanidad, descabezándose con estas nuevas tecnologías. 
    
En Twitter, Umberto Eco pretendía englobar toda una plataforma compuesta por  Facebook, Twiter, Linkedin…utilizada con exceso y sin criterios, afectando así la capacidad de razonamiento del ser humano. La adicción que las redes provocan tiene como consecuencia la pérdida de la privacidad y la confusión entre lo personal y lo profesional.
    
“Twitter –decía el pensador en su ensayo- es como el bar Sport de cualquier suburbio. Habla el tonto del pueblo, el pequeño terrateniente que cree que le persigue Hacienda. El médico amargado porque no le han dado la cátedra de anatomía comparada en la gran universidad, el camionero que habla de prostitutas fabulosas… Sin embargo, todo se acaba aquí, las charlas de bar nunca han cambiado la política internacional…de modo que el cielo de Internet lo surcan opiniones irrelevantes”. En cambio, reconocía que hombres importantes de la vida pública mundial utilizan la Web, aunque afirmaba  no entender el por qué lo hacían.
    
Ciertamente las redes sociales tienen sus inconvenientes como expresaba el reputado académico, pero también tienen sus ventajas, hoy día, se dispone como nunca antes el acceso a bibliotecas virtuales imposibles otrora de consultar, al arte y la cultura, la geografía local y general, la comunicación instantánea y la rapidez en obtener la información en un gran avance de esta tecnología, a tal punto que el mundo “se ha convertido en una Aldea Global”. 
     
El reto es de qué manera debemos enfrentar esa masificación sin límites que aliena reflexivamente al ser humano en esta sociedad de la información.    

Umberto Eco (1932-2016) es un destacado pensador italiano.  Su primera educación la recibió de la Orden Salesiana. Luego estudió filosofía en la Universidad de Turín. Fue docente universitario en Florencia y en Milán (1956-1964). Pertenece al grupo de artistas denominado Gruppo 63, colectivo clave en el desarrollo de su carrera como escritor. Eco fue un escritor que manejó la novela negra, el género histórico, la imitación de estilos medievales o humorísticos de la historieta contemporánea. Sus obras más destacadas son: En nombre de la rosa (1980), El péndulo de Foucault (1988), La isla del día de antes (1994), Cultura y semiótica (2009)…Le fue otorgado el Doctor Honoris Causa por treinta y ocho universidades y en el 2000 le fue concedido el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en España.