Ultima Actualización: domingo 17 febrero 2019  •  01:51 PM

Nuestros reveces políticos

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 11 febrero 2019

Para algunos, el presente es la eternidad que nunca pasa, donde la historia se detiene, y el pasado nunca llega para repercutir en el implacable hoy, es como si la clase política nuestra no aprendiera de los reveces políticos del ayer.

La historia dominicana fuera diferente, si Santana y su entorno, no se ensañan contra el padre fundador. Si no fusilan a Sánchez, y Heureaux, hubiese respetado las reglas de juego, frente a su mentor político, Luperón, y juntos apuestan al fortalecimiento de la institucionalidad y el sistema democrático.

El país hubiese trillado mejor sendero, si Horacio Vásquez, y su círculo, hubiesen controlado la ambición, y posiblemente eso nos habría ahorrado la aparición de un desalmado llamado Trujillo, que por más de tres décadas ultrajó la dignidad nacional.

Mejor suerte tendría, si quienes mataron al dictador, hubiesen tenido un plan certero para la continuidad del Estado, en que una Junta Gubernativa convocara a elecciones en un tiempo razonable, y frenara así la sed de sangre de la remanencia del régimen.

Tendríamos una República Dominicana más prospera, si Juan Bosch, hubiese podido desarrollar el modelo democrático e institucional que enarboló desde su llegada al poder en 1963, y Los Estados Unidos, con su miserable OEA, no hubiese impuesto a Elito como gobernante, una caricatura tétrica de la dictadura trujillista.

Si la dirigencia del PRD contiene la ambición, en 1978, y deja gobernar a don Antonio, para desarrollar los planes democráticos de los que tanto se ufanó desde la oposición. Si permite el ascenso de Jacobo Majluta al poder, en las elecciones que limpiamente ganó en 1986, con su gran vocación democrática que exhibía.

Otra fuera nuestra “suerte”, si no tuviéramos como ex presidente al Guapo de Gurabo, responsable de la debacle económica, el Narcotráfico, Crimen Organizado y la corrupción administrativa lo que hoy preocupa tanto a la sociedad.

Errar, es de humano, aquel que no haya errado, debe considerarse fuera de este género animal, pero claro, una cosa es pifiar, y otra muy particular es, cometer malas acciones, para atribuirla a debilidades de humanos.

Los dirigentes del último Partido fundado por Juan Bosch, hasta este momento son el mejor referente para quienes valoran el buen desempeño económico, aunque han hecho una pésima redistribución de la riqueza que produce la nación.

Por lo menos, sectores poderosos, ven en ellos, al grupo político que maneja mejor al Estado, de lo que el pobre también se beneficia con la creación de empleos. Pero si finalmente, Danilo se deja empujar hacia donde lo conducen desaprensivos de su gobierno, será otro más, a quien reveces del pasado político no les sirvieron de mucho.

El PLD erraría, si permite que dos figuras se autoproclamen predestinadas o herederas de la obra del ilustre maestro, pues  luego deberán lanzar el grito de Jeremías, “llorando como (mujeres), lo que no supieron defender como hombres” parafraseando a Balaguer.

Tanto su Comité Político, como el Central, pueden impedir que sigan surgiendo caudillos divisionistas, que debiliten una organización creada en base a principios doctrinarios e ideológicos, para bien de la democracia.

Advertirles, que el caudillismo es culpable de nuestros reveces políticos, que hoy se impone el relevo generacional, donde gente con nuevas ideas, fortalezcan el sistema de Partidos, y profundicen en reformas beneficiosas para todos.

alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09