Ultima Actualización: lunes 22 abril 2019  •  07:00 PM

Cómo cambiar el sistema

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  martes 5 febrero 2019

En esta sociedad se sigue dando el mismo patrón de que continúan mujeres cayendo a manos de sus exparejas o compañeros sentimentales. O caen porque simplemente son mujeres.  Las órdenes de protección siguen sin dar lo resultados esperados. Las féminas siguen teniendo que hacer mucho mayor esfuerzo para alcanzar el nivel que le exigen pero no igual que a nosotros los hombres. 
    
Tenemos del otro lado, la misma forma de cultura y educación hacia los masculinos, de hacernos pensar que no podemos expresar emociones. De que somos o tenemos que ser el sostén económico. Que podemos tener varias relaciones al mismo tiempo y eso es signo de macho. Que a las mujeres se les puede utilizar. En fin, se nos crea la idea de que estamos por encima de todo. 
    
Ante todo esto, seguimos teniendo los mismos índices alarmantes de adolescentes quedando embarazadas. De muertes por cada nino nacido. Todo en parte porque no hay la disposición de crear educacion sexual en las escuelas. Se ha preferido que la ignorancia y los tabúes sigan siendo los dueños de la creencia de nuestros jóvenes. 
   
 Con todo este formato que rige nuestro orden social queremos que las cifras de lo anteriormente indicado se reduzcan, sin embargo, no hacemos nada distinto para evitarlo. En vez de comenzar a tratar el problema en cuanto a la manera de actuar de los hombres, se siguen dejando de lado y solo estamos viendo el prototipo que ya ejerció el hecho, pero no estamos analizando ni estudiando que los lleva a ello. O como podemos comenzar a cambiar los que aún pueden ser mejorados o aquella generación actual que puede y debe mirar en otra manera a cómo lo hemos estado viendo las generaciones pasadas. 
    
Las otras cifras, atrevernos a llevAr mayor información y educación a nuestras menores de edad para así puedan conocer su cuerpo y su gran responsabilidad.
    
Viendo todo esto, me llamó ls atención de un término utilizado por la educadora sexual y periodista, Elaine Feliz que indica ante todo esto que se hace necesario hackear el sistema. No está mal que podamos ver con otros ojos lo que ha estado sucediendo para mejorar lo que hasta ahora no ha sido posible.