Ultima Actualización: jueves 14 noviembre 2019  •  11:15 AM

Vivir a plenitud

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  martes 15 enero 2019

Hemos aprendido de la vida en estos cincuenta años que acabamos de cumplir, que de nada vale si de la misma no aprendes,  varias cosas:

-Que debe ser vivida de forma plena. 

-Que procura no hacer daño a nadie porque de una forma o de otra se te revierte. 

-Que no vivas de las mentiras, porque tarde o temprano la verdad que no controlas se impone desde la justicia divina.

-Que procura llevar a cabo aquello que te apasiona. Y de no estar haciéndolo busca que en una parte del día puedas dedicarte a eso que le de otra razón a tu existencia. 

—Se honesto e íntegro. 

-Da gracias por cada cosa buena que te suceda. Y de las malas experiencias, busca siempre la mejor parte que te enseñe y te haga crecer como ser humano. 

-Da lo mejor de ti.

- No permitas que los excesos sean parte de tus acciones. Busca el equilibrio de lomqie hagas para que no caigas en el egoísmo que te hace cegar ante las demás realidades que suceden a tu alrededor.
    
-Trata de que cada detalle en tu caminar puedas valorarlo, porque habrás logrado crecer desde tu alma y no solo desde tus pensamientos. Busca hacerte consciente de quién eres y lo que eres capaz de hacer desde la bondad. 
    
-Vive cada momento como si fuera el último.  Para que no pienses que tienes el control de todo. Sin perder tus perspectivas. 
    
-Busca qtrabajr en la mejor version que puedes llegar a ser y no dejarte ser presa de tus sombras. 
    
-No juguemos a ser dioses, ni alentemos la vanidad. Porque de una forma o de otra vamos perdiendo la sensibilidad. 
    
En estos cincuenta años que cumplimos recién ayer, hemos aprendido a que de algo debe servirnos las experiencias que vivimos.  Que no sea solamente para verlas pasar o recordarlas, sino más bien para aprender de ellas como sabiduría para avanzar y evolucionar. Es una manera de aprovechar cada oportunidad que nos brinda el Todopoderoso en cada amanecer. 

Gracias por tanto, cada segundo que respiramos es un regalo extra que hace tiempo El nos regaló.