Ultima Actualización: domingo 20 enero 2019  •  01:00 PM

Eduardo Brito: el Cantante Nacional

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  jueves 3 enero 2019

En la madrugada  lluviosa del  5 de enero de 1946 falleció el gran artista Eduardo Brito, considerado el mejor barítono dominicano de todos los tiempos. Su deceso fue a consecuencia de una sífilis cerebral que padecía por lo que internado en el Manicomio de Nigua, un centro siquiátrico utilizado, además, como cárcel para personajes anti trujillistas, ubicado a 28 kilómetros de la capital de la República. “El doctor Apolinar De Los Santos, uno de los psiquiatras que le conocieron, narró cómo se reunían los pacientes para escuchar a Eduardo Brito cuando en sus delirios comenzaba a cantar durante horas. También señala el hecho de sus interpretaciones del Ave María de Schubert…”
    
Poseedor de talento para el canto que pudo expresar gracias a una excepcional e inigualable voz cargada de coloraciones, lo que le permitió interpretar y triunfar como cantante de ópera, de zarzuela y de música popular. Su debut se produjo en España  en 1932 y la misma fue descollante, según las crónicas de entonces. La obra “La Virgen Morena” tuvo un gran éxito en el Teatro Principal Palace. La crítica elogió su desempeño como actor y cantante. Lo  mismo sucedió en Barcelona, Valencia… en esos exigentes teatros recibió ovaciones reservadas a las grandes estrellas. Famosa fue su interpretación en la zarzuela “Los Gavilanes”. Durante un período de 10 años, Eduardo Brito se presentó triunfante en los centros de mayor prestigio de Nueva York, La Habana y Europa.

Biógrafos de Eduardo Brito consignan que su nombre era Eleuterio Aragonés, nacido el 21 de febrero de 1905, en la sección Nava, Municipio de Luperón, Provincia de Puerto Plata. Hijo de una familia muy pobre, razón por la cual tuvo que realizar diversos trabajos desde su niñez: mandadero, vendedor de dulces, aprendiz de boxeador…pero su capacidad para cantar le abrió otros caminos, cuando vivía en Santiago de los Caballeros y era limpabotas en el Parque Duarte de la ciudad. 
 
Debutó como cantante aquí en Santiago en el entonces Café Yaque.  Aquí hizo amistad con el maestro Julio Alberto Hernández quien le impulsó en sus estudios musicales. Aquí en Santiago, ganó el primer premio con la canción “Amar, eso es todo” en el concurso patrocinado por el Jabón Candado. Aquí fue amigo del gran trovador santiaguero Piro Valerio. De Santiago se trasladó a Santo Domingo y de ahí a la fama en 1927. A Santiago regresaría a principios de la década del 40, como un artista famoso, y aquí estando en la emisora HI5B  cantó algunos de sus éxitos como “La Mulatona” de Piro Valerio y allí ofreció unas declaraciones, que según el testimonio del guitarrista acompañante, Licinio Valerio, hijo de Piro, le perjudicaron políticamente. Eduardo Brito dijo: “Este país se está quedando atrás…muy atrás. Es hora de que Trujillo haga algo. Trujillo tiene que abrir las puertas del país…”. 

Las primeras grabaciones de Eduardo Brito las hizo en Nueva York en 1929 con el Grupo Dominicano con el que tuvieron gran éxito. Los sellos para sus discos fueron RKO y la RCA Víctor. El único video existente de nuestro Cantante Nacional fue en un fragmento de la película checa Harmonika de 1937 interpretando una canción, acompañado de su esposa Rosa Elena Bobadilla.
    
Aunque una sala del Gran Teatro del Cibao desde 1998, el Anfiteatro del Recinto UTESA-Puerto Plata  (2002) y el Teatro Nacional de la República Dominicana desde el 2006  por Ley No.177-06 llevan su ilustre nombre, y además de la magnífica colección realizada por el Archivo General de la Nación titulada  “Eduardo Brito. El Eminente Barítono Dominicano”, aún no existe una política cultural que difunda debidamente a este excepcional cantante. 
    
Cultura viva, rinde homenaje al más grande cantante dominicano: Eduardo Brito.