Ultima Actualización: sábado 8 agosto 2020  •  10:00 AM

Los empresarios, el MAP y un Estado moderno

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  martes 18 diciembre 2018

La República Dominicana, aún con sus graves problemas económicos, sociales, políticos y culturales, avanza en su proceso de mejoramiento de la calidad de los servicios públicos, una metodología implantada por el ministro de Administración Pública, licenciado Ramón Ventura Camejo, a partir del  año 2005.

Hasta ese tiempo, en el país no se hablaba de calidad en el sector público, porque era algo exclusivo de algunas empresas privadas, como es el caso del Grupo León Jiménez, donde en la década de los 80, quien escribe participó en un Seminario Internacional, para conocer el moderno sistema de fabricación de un conjunto de productos elaborados o distribuidos por ese complejo industrial.

Recordamos que en el 2004, cuando el hoy ministro asumió la dirección de la desaparecida Oficina Nacional de Administración y Personal (ONAP), algunos de los mejores técnicos de esa institución disentían de éste, no porque no querían trabajar, sino porque alegaban que en la administración pública, la palabra calidad no existía.

¡Y tenían todas las razones! No se puede decir que ese dirigente político era impositor en esa parte, porque él, que es graduado en Administración y Políticas Públicas, sabía lo que quería, pero el 99.8 por ciento de los servidores del Estado, ignoraba totalmente qué era la calidad en el sector público. Y el 0.2 faltante, es parte de un grupo de técnicos que el profesor Juan Bosch envió a estudiar fuera del país, entre ellos, el fallecido doctor Raymundo Amaro Guzmán, en la década de los 60.

Hoy, ya tenemos el exitoso Premio Nacional a la Calidad y Reconocimientos a las Prácticas Promisorias, así como el Profesional de Santiago. El Premio Nacional a la Calidad, fue el gran problema. Ventura Camejo dijo, en el 2004, que en el país se iba a establecer un Premio Nacional a la Calidad, cuando en el sector público eso no se conocía.

Sus funcionamientos están provocando una revolución cultural en materia de calidad en el sector público. En Enero, serán entregados los galardones a las instituciones públicas, ganadoras del Premio Nacional a la Calidad. Esos esfuerzos ayudan al logro de un Estado moderno.

Los servicios públicos siguen mejorando, fruto de los continuos conocimientos que están recibiendo servidores del Estado. El MAP continúa auspiciando, con la ayuda de la Unión Europea, un conjunto de maestrías de Administración Pública, al extremo de algunos comunicadores del país se están favoreciendo de ese proceso.

Es indiscutible que la Unión Europea, está jugando un papel estelar en la capacitación del personal de la administración pública, para el mejoramiento de los servicios del Estado, con su colaboración económica. Hoy, tranquilamente, tenemos al sector empresarial, la sociedad civil, las academias, los organismos internacionales y otros, incluyendo gobiernos extranjeros, involucrados en el trabajo para el afianzamiento del mejoramiento de los servicios públicos.

Es importante destacar esa alianza estratégica que hay entre el MAP, el sector privado, la sociedad civil y organismos internacionales, para formar a los nuevos técnicos de la administración pública. El modelo Marco Común de Evaluación (CAF), es la herramienta que está usando el MAP para mejorar la gestión de  las instituciones del Estado.

La queja del ministro Ventura Camejo, de que a él no se le dio Gestión de Calidad cuando era estudiante de Administración y Políticas Públicas, sino que lo que sabe en la materia fue aprendido en Estados Unidos, Europa, África y Asia, parece que motivó al canciller de la Universidad Tecnológica de Santiago, doctor Príamo Rodríguez Castillo, por lo que les está ofertando empleos como profesores a graduados en esa área.

Es importante que las universidades nombren a ese tipo de técnico, porque eso permitirá que los nuevos profesionales salgan con una nueva visión de lo que significa la calidad de los servicios públicos. El gobierno, con el MAP como su representante, no pierde, en virtud de que eso contribuirá a que el país sea más competitivo. Y es por esa razón que los empresarios también están unidos al MAP y su ministro Ventura Camejo. ¡Ellos son partes decisivas del Premio Provincial a la Calidad de Santiago para el Sector Público!

Favorecemos esa idea, aunque como los fondos que se están invirtiendo son aportados por varios Estados, comenzando por el Dominicano, los profesionales graduados en Administración Pública, docencia que es recibida gratis por los servidores públicos, con inversiones, en cada maestría, que sobrepasan los 240 mil pesos, están en el deber de fortalecer las instituciones a las cuales les sirven, aunque deberían disponer  de algunas horas para impartir clases en las universidades.

Y, en el caso de la preocupación  de los organismos internacionales que financian parte de la docencia a favor de los profesionales del sector público, hay que decir que tienen suficiente razón, debido a que no observa que la oposición política-partidista, esté orientando a los dominicanos sobre la importancia de contar con más servidores públicos capacitados en materia de calidad, que un día alcanzará la excelencia.

Temen que en un cambio de gobierno, en el tiempo que sea, porque la mayoría de esos servidores públicos podrían ser despedidos y las inversiones hechas para capacitar a los empleados del Estado se pierdan, por posibles cancelaciones masivas. ¡Es una preocupación internacional que tiene mucha validez!

Y su preocupación es válida, porque la República Dominicana es una referencia iberoamericana en el mejoramiento de los servicios públicos. Permanentemente, salen grupos de profesionales graduados en  Administración Pública. ¿Pero están seguros esos profesionales que en un cambio de gobierno no serán tocados? Lo dudamos, debido a los compromisos que tiene la oposición con millones de sus seguidores.

La Ley 41-08 de Función Pública, dice que “los empleados de Carrera Administrativa no deben ser cancelados por asuntos políticos, excepto por  faltas graves", pero como el Presidente de la República es el jefe de la administración pública, según lo que establece la misma legislación, nadie garantiza que en un cambio de gobierno se hagan cancelaciones masivas que afecten ese desarrollo. ¡Por suerte, los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), son estrictos en el cumplimiento de la Ley 41-08. 

¡Gracias por leernos!