Ultima Actualización: martes 21 noviembre 2017  •  08:40 PM
La chikungunya y los centros de salud
Publicado por Redacción  x  |  Editorial |  martes 8 julio 2014

En muchas partes del país incluidas las dos principales ciudades, se registra una sobrecarga en la demanda de servicios facultativos en los centros asistenciales, por efectos de la chicungunya, que mueve a preocupación.

El drama más fuerte se registra como es normal, en los hospitales públicos que en tiempos normales funcionan con muchas deficiencias y precariedades, sin poder satisfacer la demanda de atenciones a la población.

En esta situación hasta Las clínicas privadas atraviesan por una situación difícil en cuanto a la asistencia de pacientes, afectados por este virus el más reciente enemigo de la salud que nos llega a la peor hora.

Esta epidemia con su embestida feroz contra la salud, saca a relucir las graves deficiencias de nuestro sistema de salud pública, y lo vulnerable que somos ante situaciones fuera de lo común.

En ese tenor surgen interrogantes sobre el drama que se presentaría en nuestro país ante una situación de desastre natural, a la cual estamos expuestos en vista de las características sísmica y ciclónica de esta isla.

Los centros hospitalarios deberían tener espacios que en determinadas circunstancias asumir una posición elástica, que puedan expandir sus espacios aunque sea con carpas y tiendas de campañas, así como facilidades para aumentar su personal médico y paramédico.

En este país siempre hay miles de estudiantes de término en la carrera de medicina en las universidades, otros en pasantías y muchos desempleados, que deben verse como un ejército de reserva para situaciones de emergencia.

Si este fuera un país donde las cosas se planifican, esas acciones se pusieron en tensión en situaciones semejantes y, se hicieran transferencias de recursos desde dependencias del Estado hacia Salud Pública.  

Que crisis como éstas sirvan de lecciones para prevenir y mejorar nuestro sistema de salud que sigue siendo muy precario, por no decir otras cosas.