Ultima Actualización: martes 20 noviembre 2018  •  10:00 AM

Pandilla de asesinos

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 9 julio 2018

El asesinato de Lesandro Guzmán, en El Bronx, por temibles “trinitarios”, el pasado 20 de Junio, puso en evidencia lo más miserable de un espíritu primitivo, que compone a humanos, en este Bajo Mundo, llamado New York.

 Un acto execrable, que nos deja sin palabras para definirlo, o para entender la presencia del menor tan tarde de la noche en las calles de un Condado, que aunque monitoreado con cámaras de seguridad, se torna peligroso a pleno día.

 Porque precisamente, pandilleros y gangueros, imponen su propia ley, después que la policía anti pandillas fue replegada, y prácticamente abandonó sus funciones, dejándoles las calles a criminales adultos y menores.

 En 2008, investigué sobre estos antisociales en NY, llevándome tremenda sorpresa, cuando padres, alumnos y maestros de El Bronx, y Washington Heights, me confirmaron que estos comienzan sus andanzas en las escuelas.

 Un testimonio que no deja la menor duda sobre su accionar criminal. Luego hablé con muchachos activos y “retirados” de estas organizaciones, donde con mucho hermetismo, dieron algunas pistas de su tenebroso proceder callejero.

 Usan códigos para comunicarse e identificarse entre sí, y la jerarquía, se diferencian por atuendos de colores, y señales, el juramento de lealtad es inviolable. De “los trinitarios” supe, es la única pandilla que nace en las cárceles aquí.

 Surgió en Rikers Island, en los 90s, donde operaba otra temible pandilla, compuesta por prisioneros de raza negra, quienes sometían a los quisqueyanos que llegaban allí a duros castigos,  donde algunos fueron asesinados.

El “Machete” como arma, fue exportado desde nuestro país, siguiendo a los Macheteros, grupos que se enfrentaban a bandas rivales, con filosos cuchillos y machetes, denominados “Saca Hígado”, en barrios dominicanos.

Una herramienta afilada de ambos lados, y en su extremo llevaba una curvatura, de ahí lo de “saca hígado”. Los trinitarios la asumieron como arma y símbolo, porque esta no necesita ser registrada como las armas de fuego.

¿Por qué nacen en escuelas? Cuentan, que en estos centros surgen conflictos entre estudiantes latinos, negros y otras naciones por burlas, por lo que jóvenes temerosos, buscan protección de muchachos de mayor edad, a quienes obedecen fielmente.

Cuando alguno de sus miembros es agredido, el grupo espera en la salida al agresor, y toma venganza, pero el “protector”, con dominio sobre ellos, amplia su predominio, los lleva a las calles a vender drogas, cometer asaltos y asesinatos por encargos.

Sabido esto, colegimos que estas pandillas o gangas, están compuestas por sujetos cobardes, que sólo tienen coraje para asesinar como lo hicieron con Junior, aunque gente de las calles aseguran que este menor tampoco rezaba.

Entonces, es inaceptable intentar culpar al bodeguero, porque no impidió su muerte, cuando debió ser su familia quien le impidiera salir de su apartamento a tan alta hora de la noche, para dejarle su responsabilidad a otros.

Pero igual, lamento profundamente, que esa pandilla de asesinos haya dispuesto de la existencia de alguien empezando a vivir, porque sus padres no juegan su rol de guiarlos por mejores senderos, en una sociedad con tan buenas oportunidades.

En RD, estos lo piensan para ejercer su violencia, porque la policía le fabrica un “intercambio de disparos”, por eso, los Macheteros tuvieron que recogerse, mientras los llamados trinitarios adoptaron su filosofía del machete para asesinar vilmente en NY.

 alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09