Ultima Actualización: miércoles 12 diciembre 2018  •  04:19 AM

Ley 41-08 de Función Pública

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  jueves 31 mayo 2018

La Ley 41-08 de Función Pública, con diez años de existencia, es uno de los mayores aportes con miras a continuar fortaleciendo el proceso de mejoramiento de los servicios públicos y la capacitación del personal de la administración pública, aunque tenemos que admitir que se trata de una legislación evidentemente nueva, pero que requiere de su modificación para adaptarla a las  exigencias actuales. 

Pero el concepto de que es mejor modificar una legislación que no tenerla, dio buenos resultados. Siempre, cuando se trabajaba para el logro de un consenso nacional para su aprobación, surgía la inquietud de la resistencia de sectores a los cuales esta importante Ley no les era favorable.

Pensaban como si se tratase de una Ley para aportar beneficios personales y no para un bien común, como es contar con una administración pública que responda a las inquietudes de la mayoría de los ciudadanos, los cuales-aún con mejores servicios públicos-siguen exigiendo más.

Los esfuerzos del ministro Manuel Ramón Ventura Camejo, que asumió el cargo público como director de la desaparecida Oficina Nacional de Administración de Personal (ONAP), están dando buenos resultados para el desarrollo de una idea que al principio fue muy traumática, debido a que los técnicos que había en el Estado, no por negativa, sino por desconocimiento, también se resistían a poner en ejecución el proyecto conocido como Premio Nacional a la Calidad y Reconocimientos a las Prácticas Promisorias. 

¡Y ellos tenían razón! Y la tenían, porque si no había un plan para el mejoramiento de los servicios públicos, era como una utopía pensar en organizar un Premio Nacional a la Calidad, porque ¿qué era lo que se iba a medir y sobre qué base se competiría?

Pero  Ventura Camejo, que sabía que se le había nombrado en una ONAP de la cual más del 97 por ciento de los servidores del Estado desconocía su existencia, comenzó a viajar por diferentes países para conocer cómo funcionaban sus servicios, especialmente donde existía o existe el Servicio Civil o la Carrera Administrativa. 

Tenemos que decir que en nuestro país se aprobó la Ley 14-91 de Servicio Civil y Carrera Administrativa, pero no fue desarrollada por el gobierno de entonces. 

¡Existió en el papel!, aunque un grupo de “próceres”, como son llamados por el ministro Ventura Camejo,  entre los cuales figura el santiaguero  doctor Raymundo Amaro Guzmán,  se mantuvo preparándose para estar listos para cuando llegara el momento adecuado.

¡Y llegó con la figura de Ventura Camejo! Los conocimientos adquiridos por ese pequeño grupo de técnicos, fueron usados por la actual gestión y dieron buenos resultados. Todo lo que faltaba era usarlos.

A esos pensamientos, el ministro Ventura Camejo, inspirador del nacimiento del Ministerio de Administración Pública (MAP), le sumó  las mejores prácticas de administración pública de Estados Unidos, Europa, Asia, África y América Latina.

Ese funcionario, con grandes méritos acumulados, siempre hablaba de la necesidad de “armar un muñeco” para avanzar en la administración pública. ¡Y así lo hizo!

De todos los extractos de las mejores prácticas de esos países, Ventura Camejo constituyó una herramienta, que es la que se está aplicando en la nación, conocida como el modelo Marco Común de Evaluación (CAF), hecho con la versión dominicana. 

Hay que destacar el trabajo de otros técnicos, entre los cuales figura el licenciado Gregorio Montero, quien siempre está al lado del ministro haciendo sus aportes.

No fue que Ventura Camejo copió de todo el trabajo de cada país, sino que mediante conversaciones, conferencias o talleres de administración pública realizados en esos países, él tomó lo mejor.

Juntó todas esas ideas y de ahí salió la Ley 41-08 de Función Pública. Países como los de América Central, de los cuales República Dominicana recibía asesoramiento, hoy es nuestra nación la que está ayudando a desarrollar  proyectos de calidad en esa zona, pensando colectivamente en el mejoramiento de sus servicios públicos.

De los mejores técnicos de la administración pública de la República de Corea, mejor conocida como Corea del Sur,  una de las naciones más desarrolladas económicamente del mundo, fueron enviados a la República Dominicana a capacitarse para ellos organizar su Premio Nacional a la Calidad.

¡Así como usted lo está leyendo! Se espera la modificación de la Ley 41-08, la cual está en el Congreso Nacional, para ir corriendo algunas cosas a favor del servicio público.

No hay ningún tipo duda de que el país cuenta con mejores servicios de calidad en los hospitales, Pasaportes, Agricultura, muchos Ayuntamientos, los cuales ya forman parte de la Ley, los Bancos, la educación con el nuevo plan del gobierno, y otros sectores.

El MAP, que es el órgano responsable de capacitar a los servidores púbicos a través de maestrías, talleres u otros métodos, con el apoyo de la Unión Europa, también debe trabajar para garantizar que ese personal siga interpretando cuál es el interés del gobierno, que es el de que la ciudadanía se sienta satisfecha de la gestión de cada institución del Estado. 

Cada maestría que recibe un empelado del Estado, tiene un valor superior a los 250 mil pesos. El único pago que se les  exige a todos los servidores del Estado, es el trabajo con calidad, impulsado por la eficiencia.

Tenemos el deber de felicitar  al ministro Ventura Camejo, a los viceministros, al cuerpo técnico y demás servidores del MAP, por los diez años de labor positiva de la Ley 41-08.

Pero hay que decir que las mismas exigencias de quienes reciben los servicios públicos, también imponen nuevos retos. ¡Pero ya somos un país donde se puede hablar de calidad en los servicios! Dios también ilumina a las personas comprometidas con el porvenir y en MAP siempre está la voluntad de servirles a los demás con honradez.

¡Gracias por leernos!