Ultima Actualización: miércoles 19 septiembre 2018  •  09:29 AM

Un débil liderazgo, Kim Jong-un y el campo

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  domingo 13 mayo 2018

El proceso político de la República Dominicana está por un mal rumbo, en virtud de la debilidad que se observa en su liderazgo.

Debemos agradecerle al movimiento de las primarias abiertas simultáneas, porque éste aportó una importante herramienta, como es la de descubrir que en nuestro país carecemos de un fuerte liderazgo en la política.

Varios de los más importantes políticos de nuestro país, quieren ser líderes de la mayoría de votantes, pero se oponen a que ésta exprese su opinión votando en las convenciones por los candidatos de su simpatía.

Quieren ser los líderes de la mayoría de votantes, pero sólo permitiendo que un pequeño grupo hable en las urnas convencionales. 

Si las elecciones se ganan con la mayoría de votos, por qué oponerse a que ésta vote por las personas que estima podrían ser las mejores para dirigir el país.

Los que así piensan deben impedir que se les llame líderes, porque no son merecedores de esa calificación. No deben temer a que los ciudadanos se expresen libremente. 

Las primarias abiertas simultáneas, representan el más bello evento de la democracia política. Ya está evidenciado con los datos de la Junta Central Electoral (JCE), que la mayoría de dominicanos no pertenece a los partidos políticos y si eso es así, por qué hay que aceptar que una menoría de votantes decida por la totalidad. 

El método más transparente para la elección de los candidatos presidenciales y demás, lo significan las primarias abiertas. 

Los legisladores, especialmente la mayoría de diputados, debe legislar para el conglomerado mayor en la elección de los candidatos, sin dejarse chantajear.

Siempre debe imponerse la voluntad de la mayoría. Y es lo que parece está haciendo el Presidente de Corea del Norte, un izquierdista que está batallando con el liderazgo mundial para tratar de fortalecer su régimen, a base de amenazas de lanzar misiles. 

Los tiempos actuales dicen que ese tipo de política no cuenta con el respaldo de la mayoría. 

Cuba, por ejemplo, mantiene una revolución que surgió hace más de 50 años, pero la tiene a base del desarrollo  de la capacitación de su personal. 

Logró que cada cubano nazca pensando, desde que tiene uso de razón, que sus problemas económicos son causados por el embargo norteamericano. Y por eso sólo cree en sus gobernantes.   

Desde hace muchos años sostenemos que el mejor aliado de esa revolución castrista, es Estados Unidos. 

Si la gran nación no toma la decisión de querer derribar al gobierno de Fidel Castro imponiéndole sanciones injustificadas, Cuba hoy fuera igual que todas las demás naciones del mundo democrático.

Pero Kim Jong-un está buscando el diálogo para resolver sus diferencias políticas. La guerra de hoy debe ser comercial, no bélica. 

Felicitamos la decisión del Presidente de Corea del Norte, por disminuir su posición guerrerista y dar inicio a la paz a través del diálogo con las grandes potencias, las cuales se oponen a su forma de gobernar.

 Preferimos que el tiempo que se pierde pensando en los peligros de la guerra, sea usado para avanzar en la solución de los problemas económicos y sociales, o más fácil, para prepararnos más en lo cultural.

Los dominicanos vivimos un proceso de cambio en el desarrollo económico, cultural  y social, porque en lo político parece que estamos más atrasados. 

Ese cambio positivo, especialmente del campo, hoy  convirtiéndose en la reserva económica dominicana, es fruto del trabajo del Presidente Danilo Medina.

Hoy, a diferencia de antes, el país continúa haciendo empresarios agropecuarios por docenas, como consecuencia del apoyo económico del gobierno del Presidente Medina. 

Hoy, a diferencia de antes, tenemos nuevos exportadores agropecuarios y menos escasez de productos. 

 El campo que estuvo abandonado, hoy  es una atracción, porque muchísimos campesinos que habían abandonado las zonas rurales, vendiendo sus tierritas para irse a las ciudades en busca de un progreso que nunca les llegó, están retornando a sus lugares para dedicarse a la producción y contribuir con su mejora económica. 

El campo, de donde depende la mayoría de votos para las elecciones presidenciales, legislativas y municipales, hoy tiene un gran valor. La mayoría de los que habitan las ciudades son campesinos o descendientes de éstos.   

Esa mayoría también está exigiendo que se le permita tener el derecho de escoger a los candidatos a la Presidencia de la República, las Alcaldías y legisladores.  Es por ahí que anda el temor a las primarias abiertas.

Los que se pasaron y se pasan todo el tiempo ignorando el poder de los campesinos, hoy rescatados por el Presidente Medina, no aceptan que éstos-en su mayoría fuera de los debates políticos-pongan en ejecución el poder que se les negó por cientos de años.

Gracias por leernos.