Ultima Actualización: miércoles 23 mayo 2018  •  03:31 PM

Preservar los coches como una tradición de Santiago

Publicado por Redacción Externa  |  Editorial |  martes 8 mayo 2018

EDITORIAL

Preservar los coches como una tradición de Santiago

El escándalo surgido a raíz del sacrificio de varios caballos que eran utilizados por los colcheros de esta ciudad como medio de locomoción, ha generado múltiples reacciones de rechazo al método utilizado.

También acusaciones y desmentidos sobre los responsables de la acción  y  en especial cuestionamientos a la Alcaldía y su incumbente Abel Martinez, quien ha tenido que salir al ruedo para desmentir y fijar su posición.

Algunas instituciones al margen del cabildo han asumido la responsabilidad por el sacrificio de los cuadrúpedos, pero la opinión  pública ha quedado impactada y también enterada, de muchas cosas relativas al funcionamiento de los coches.

Este hecho ha servido para conocer el maltrato que los dueños de esos vehículos de antaño le dan a esos seres vivos que como tales merecen un trato adecuado, ya que no son simples objetos inanimados.

Y posiblemente lo más importante es, la propuesta del edil Rafael-Papito- Cruz, sobre la adopción de medidas para preservar esa antigua tradición como un valor intangible del patrimonio cultural e histórico santiaguense.

De acuerdo a lo adelantado por Cruz, sobre la resolución que llevara al Consejo Edilicio, hay que forman una comisión multisectorial para que le de seguimiento al trato que le den a los caballos de los cocheros.

Eso es imprescindible para garantizar la permanencia de esa tradición que existe desde antes de crearse la republica Dominicana y que es necesario mantener, pero observando el debido respeto a esos seres vivos, que sienten y padecen, que nacen, crecen, se reproducen y mueren acorde a las leyes de la biología.

Pero que se entienda, ante todo, que procedimientos como el utilizado para sacrificar esos equipos, no pueden repetirse y de seguro la reacción actual de la sociedad impedirá semejante salvajismo.