Ultima Actualización: miércoles 19 septiembre 2018  •  09:29 AM

Miguel Vargas: el hombre, el político, el líder

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  sábado 14 abril 2018

Hay líderes que cambian el rumbo de la historia y la cultura política de sus países, otros que abren épocas de cambio, otros se quedan en el camino. Pero todos, en un momento dado, cultivan el encanto de sus seguidores hacia su persona.  

Amado u odiado por igual, el líder político es aquel con quien se puede estar de acuerdo o en desacuerdo, pero nadie puede decir que pasa por el mundo de forma inadvertida, y sin dejar huella. 

Miguel Vargas se descolló en el mundo profesional y empresarial, desde joven se involucró en la política de la mano de su mentor y guía, el doctor José Francisco Pena Gómez.

Tomó la rienda del PRD en momentos difíciles, Hipólito Mejía salía del poder y tras él la derrota, y un partido menguado, cuestionado y disminuido.

Miguel conquistó a los dirigentes y militantes del PRD.

Llevó al PRD al rescate de su popularidad y ascendencia electoral, se presentó como su candidato presidencial, libró mil batallas a lo interno del partido, a pesar de las conspiraciones internas ganó espacio y ascendencia, perdió las elecciones por las conspiraciones internas, peso a ello, sacó un caudal de voto que lo colocaban como el relevo del liderazgo no solo en su partido sino a nivel nacional.

Sus adversarios internos desataron la persecución más feroz para desacreditarlo, disminuirlo y arrebatarle el espacio ganado en su partido.

Pero, Miguel Vargas siguió ganándole todas las batallas, las legales y las políticas.

Estaban enfrentando, sus adversarios, a un perfecto líder que enfrenta las adversidades con denuedo, luchador y perseverante, con habilidades para escuchar y una gran capacidad para representar a las mayorías.

Es el líder que mira mas allá de sus propias circunstancias…

Contrario a algunos de sus adversarios, él es transparente, tiene una mirada plural, no la bipolar (amigo/enemigo).

Miguel Vargas como líder político, sabe que es producto de su tiempo y que a emergido de la combinación entre historia personal y colectiva…

Miguel sabe de su sentido histórico, por ello ha sido capaz de soportar y sobrellevar con denuedo los avatares políticos que se le han presentado, e incluso poniendo en riesgo su integridad física y personal…

Nada lo vence ni lo vencerá, él sabe aguantar las adversidades más duras sin mediación alguna, sufriendo en carne propia el escarnio, la injuria y lo denuestos en su contra, porque se debe a sus seguidores, a su pueblo y a los ideales de contribuir a una república prospera y desarrollista.

Su rol en la historia es de transformar y transcender las condiciones existentes hacia la expansión del bien común.

Hoy, el PRD se levanta como el ave fénix, toma las calles, se organiza, crece bajo la guía y orientación de su líder nuevo, Miguel Vargas, el que ha soportado todas las estocadas de traiciones e injurias.

Va tras la conquista de la mayoría, entiende el imaginario simbólico de la población, se identifica con ella, toma las calles, habla su lenguaje, genera emociones que colocaran al PRD en el partido que definiera con sus votos el triunfo electoral en el 2020 de la coalición ganadora.

Miguel Vargas ha sido el líder que plantea el cambio de la cultura política, el cambio de la cultura institucional hacia una sociedad más plural, más justa, más equitativa y más eficiente profesionalmente…