Ultima Actualización: domingo 9 diciembre 2018  •  05:06 PM

El 2018, la embajadora, el PRD, PRM y PLD

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 12 marzo 2018

El resto del 2018 desde ya presenta un panorama de grandes debates, si observamos las posturas de las organizaciones políticas de oposición que luchan por llegar al poder y un fortalecido Partido de la Liberación Dominicana (PLD), pero enfrentado entre sí por la candidatura presidencial para el 2020.

Y será muy agitado, debido a que todo parece indicar que las principales fuerzas políticas deberán escoger a sus candidatos presidenciales este mismo año. Si eso no ocurre, será en el 2019, pero la oposición, de manera especial, estará en desventaja con el PLD, que se dirige a los 20 años de gobierno.

Los debates que se esperan, ya de índoles diplomáticos, especialmente relacionados con la postura que parece asumirá el gobierno de Estados Unidos con respecto a la defensa de los haitianos, podrían ser de los más intensos.

El anuncio previo hecho por la candidata norteamericana a embajadora en la República Dominicana, Robin Bernstein, de que viene al país para defender a los haitianos, ya tiene creado un escenario que protagonizarán los nacionalistas y los defensores  de los migrantes del vecino país. Ya se aclaró  la versión de la candidata a embajadora obedeció a una pregunta en el Senado de Estados Unidos.

Sea su intención o no, el presidente Donald Trump, un destacado empresario norteamericano, debe ser muy cuidadoso para no seguir debilitando las relaciones de su gobierno con los latinoamericanos. El caso de los haitianos es un tema que debe ser bien manejado, porque el sentimiento nacionalista une a la mayoría de los oficialistas y opositores dominicanos.

En el caso de las presiones que se ejercen en contra del presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Miguel Vargas Maldonado, para que éste rompa la alianza con el gobierno del Presidente Danilo Medina, se origina dentro de un proceso de dudas.

¿Renunciarán del gobierno los funcionarios del PRD para arriesgarse a quedarse fuera del poder y no poder seguir ayudando a sus compañeros? Lo único que podría lograr ese objetivo, es que las principales fuerzas políticas de la oposición apoyen a Miguel Vargas como candidato presidencial para una gran alianza. De lo contrario, ni pensarlo. ¿Pero van a apoyar a Miguel los que salieron del PRD para formar al Partido Revolucionario Moderno (PRM)? ¡Imposible, por ahora!

Pero los problemas donde aparentan a ser mayores son en el PRM, donde, de manera sorprendente, ex Presidente Hipólito Mejía y Luís Abinader, decidieron apoyar a dos candidatos para las principales posiciones de esa organización, golpeando e ignorando el magnífico trabajo desarrollado  por el presidente de esa entidad, Andrés Bautista, así como del ex senador Jesús Vásquez (Chu), actual secretario general, el cual parece ganará la reelección.  

El propósito de Mejía fue el de fortalecer el trabajo de su hija  (Carolina), para la Secretaría General, y de Abinader al senador José Ignacio Paliza, para la presidencia del PRM. Quizás, sin analizarlo, las dos principales  figuras políticas de esa entidad, se crearon oposiciones que incidirán en la convención que deberá escoger al candidato presidencial del PRM. 

¡Es que los árbitros de un partido político son sus dirigentes máximos, no los promotores de la división, aunque ahora quieran decir que con esa acción se fortalece la democracia interna! 

El fenecido líder del PRD, José Francisco peña Gómez, acostumbraba a ese tipo de acuerdo, pero negociado con las partes, para siempre mantener la unidad. ¡Eso no ocurrió en este acuerdo! De Todas maneras, hay que esperar los resultados de la convención del día 18, que podría ser afectada por una baja de votantes.

Lo del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) es diferente. El sector del Presidente Danilo Medina, que luce mayoritario, está forzando la reelección, y  los leonelistas rechazando la postura. Como la Constitución fija dos períodos para un Presidente y nunca más, dependerá de si el Medina aspira o no a seguir en el poder, porque aunque se alega que está imposibilitado constitucionalmente, ésta dejó establecido ocho años.

En ningún artículo de la Constitución se incluyó el período de gobierno 2012-2016. Como la Constitución no se interpreta, sino que se aplica lo que está escrito, se comienza a contar a partir de lo aprobado. Es por esa razón que según lo establecido por la llamada Carta Magna, aunque los intereses contrarios no lo quieren reconocer, los dos períodos, si Medina se postulara, concluirían en el 2024. ¡En temas constitucionales, los hechos no se desarrollan por las intenciones, sino por lo que se estableció por escrito!

Medina o sus seguidores pueden hacerse los ignorantes y decir: “nosotros estamos cumpliendo con lo que estableció la Constitución en su última reforma, que son dos períodos consecutivos y nunca jamás. El problema está en si la mayoría del PLD apoya o no la continuación de Medina. 

La intención de los constituyentes pudo ser que concluido en el 2020, terminaba el período para el Presidente, pero eso no es válido en un texto constitucional, debido a que no se escribió. Como conocemos a varios de los constituyentes, que son personas con un alto nivel de responsabilidad social, sabemos que la intención era, no es, que el Presidente de la República no tuviera más opción para candidatearse luego de haber cumplido los dos períodos.   

En lo que respeta al grado de popularidad del Presidente Danilo Medina, aún con muchos problemas sociales, no hay ninguna duda de que está descalabrando a la oposición en las zonas rurales,  con sus proyectos a favor de los productores, a los cuales está  convirtiendo en medianos y pequeños empresarios. 

El extraordinario apoyo a los sectores industriales, incluyendo los de Zonas Francas, los cuales están en buenos tiempos, son garantías para acumular votos en el 2020. Hoy, no sabemos lo que ocurra mañana, Medina es el más popular de los líderes nacionales. ¡Optar o no por la reelección, es un problema del Presidente!

Lo recomendable es que el PLD piense en negociaciones y trabaje para garantizar la victoria, aún a merced del sacrificio. Los peledeístas deben entender que hay sectores externos que trabajarán para tratar de sacarlos del poder. ¡Los acontecimientos así lo confirman!  ¿Qué es lo que más le conviene al PLD, seguir en el gobierno y entregarlo por muchos años?

Deben entender que si el PRM, que hoy es  el que tiene mayores posibilidades de triunfar con sus aliados, de ganar las elecciones del 2020, hará todo lo que le imposibilite al PLD su retorno a la Presidencia, incluyendo el sometimiento a la Justicia de docenas de funcionarios, no importa que se les haya comprobado la comisión de delitos o no ¡Así es la política!

¡Gracias por leernos!