Ultima Actualización: miércoles 19 septiembre 2018  •  06:23 AM

La Iglesia en medio de la histeria del tema haitiano

Publicado por Redacción Externa  |  Editorial |  jueves 1 marzo 2018

EDITORIAL

La Iglesia en medio de la histeria del tema haitiano

En los últimos días y en especial en la coyuntura de las efemérides Patrias, el tema haitiano adquiere mayor connotación en el debate público, llegando a niveles muy sensitivos.

Es normal que cuando el discurso de patriotismo y para muchos de patrioterismo, ya que abundan los que aman la Patria de la boca para afuera y en los hechos la trafican al mejor postor.

En esta coyuntura no han faltado quienes le hayan abierto fuego a algunos jerarcas de la Iglesia Católica y en especial, por el contenido de la carta Pastoral, que no abordó el tema de la emigración haitiana.

En especial las críticas apuntan al arzobispo de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, en medio de expresiones de nostalgia y añoranzas por su antecesor, cuya posición antihaitiana es bien conocida.

Ante esa actitud de recriminación donde acusan al mitrado de Santo Domingo de prohaitiano y hasta de pro mover la supuesta fusión, que por lo visto solamente está en la mente de algunos alucinados, el arzobispo de Santiago dio el frente el 27 de febrero pasado.

En una posición correcta, monseñor Freddy Breton advierte que la Iglesia no es Aduanas ni Migración, para pedirle pasaportes a nadie y de paso recordó la esencia de su misión, que es ser solidaria con los más desposeídos sin importar raza, estatus legal o nacionalidad.

En ese como en otros aspectos, no existe ni puede existir unanimidad en la Iglesia, y sobre todo, porque la misma no son los obispos y los sacerdotes, sino toda la feligresía, que tiene formas de pensar muy diferentes, aunque abracen el mismo credo religioso.

La jerarquía eclesiástica no puede dejar presionar por nadie y menos por esos sectores animados por odio, sectarismo y fobia racista y menos ahora que cuenta con un Papa muy sensible y solidario con los emigrantes, como es normal en la congregación  de los Jesuitas.