Ultima Actualización: lunes 18 junio 2018  •  01:48 AM

Aprovechar el período de las vacas gordas

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  jueves 1 marzo 2018

“El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones”. Winston Churchill

El período de las vacas gordas y de las vacas flacas hace alusión a una historia bíblica registrada en el libro del Génesis, capítulo 41, en la que José interpreta un sueño narrado por el Faraón, de cómo siete vacas gruesas fueron devoradas por siete vacas famélicas. Lo interpretado por José fue que Egipto experimentaría siete años de prosperidad, para luego pasar a siete años de una profunda crisis alimentaria.
    
La vida no siempre se comporta de forma lineal en todo el accionar de la fuerza de la naturaleza y del ser humano, pues se producen altas y bajas en lo: político, económico, social, cultural, empresarial deportivo, profesional, sentimental, familiar, etc. Se nos presentan momentos de bonanzas, de prosperidad (vacas gordas) y momentos de crisis, de escasez (vacas flacas), por lo que se hace necesario tomar las decisiones más apremiantes, atinadas y oportunas, que vayan acorde al momento y a las circunstancias, con las cuales se puedan enfrentar las posibles contingencias que se nos presenten en el futuro.
    
Esto lo traemos a colación porque el Partido de la Liberación Dominicana, debe aprovechar la gran mayoría que ostenta en estos momentos en los distintos estamentos del estado, para propiciar o producir las reformas y las transformaciones institucionales que está requiriendo el Estado Dominicano, ya que dicha coyuntura política no será favorable para siempre. Muchas veces, cuando se está en la oposición, se exige crear los cambios y las transformaciones que pudieron haberse realizado cuando se estuvo en el poder.   
    
Aunque en la presente gestión gubernamental se ha avanzado mucho y se han tomado importantes medidas en materia de transparencia (ley contra el lavado de activos y del financiamiento al terrorismo, y la cuenta única); ley de transporte, 4% a la educación; energía, República Digital, seguridad social, entre otras, desde el Poder Ejecutivo, Legislativo, Judicial y a nivel Municipal, se debe aprovechar esta coyuntura para generar y propiciar los cambios, reformas y modernización a la administración pública.
    
Se debe realizar una reingeniería al Estado Dominicano, en la que sean disueltas o fusionadas aquellas instituciones que no rinden ninguna labor y fortalecer aquellas que sí lo hacen, para poder alcanzar el desarrollo institucional que requiere el país, sin importar si estas convienen o no en estos momentos, en lo particular o en lo partidario.
De ahí que deben aprobarse, entre otras, las siguientes reformas: Ley de Partidos Políticos y Régimen Electoral; el Pacto Eléctrico, la Reforma Fiscal Integral, fortalecer el Sistema Judicial, Código Penal; en materia de: migración y fronteras, medio ambiente y recursos naturales, ordenamiento territorial, seguridad ciudadana y jurídica.
    
Algunas de estas reformas pueden que tengan algún costo político para el partido gobernante, pero serían bien recibidas por la sociedad y muy beneficiosas para el país
   
 Aún hay tiempo para hacerlas. De no hacerse ahora, es muy probable que la historia y las futuras generaciones se lo tomarán en cuenta. 

El autor es Contador Público Autorizado, CPA
Ex Diputado al Congreso Nacional