Ultima Actualización: domingo 21 octubre 2018  •  02:14 PM

Lo único bueno de la alianza PRD-PLD, Miguel Vargas, el “canciller histórico”

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  domingo 4 febrero 2018

Para la inmensa base perredeistas, dirigentes medios y altos la alianza legitima y oportuna en su momento que hiciera el partido blanco ha devenido en un fracaso que más que bien terminaría ocasionando mas grietas y problemas a la organización política de más de 75 años en la vida republicana dominicana.

Ya incluso dirigente de la categoría del Secretario General Nacional del PRD, Tony Pena Guaba, lo anda proclamando, llegando incluso a decir que “muchos dirigentes de la organización se sienten burlados por el trato recibido en la alianza con el Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Afirma el hijo del líder histórico del PRD que “no llegan a dos mil los miembros del PRD que han sido nombrados en el gobierno peledeista que encabeza el presidente Danilo Medina”.

El PLD o Danilo Medina no ha medido el sentido y peso político que significó para su reelección el apoyo y el trabajo del PRD y sus miembros y dirigentes.

Es como si en política la gratitud no pagara…

Además de lo que señala Tony Peña, hay que destacar la inercia de la dirigencia del PRD en reclamar los puntos programáticos y políticos firmado en esa alianza.

El acuerdo que firmaron Medina y Vargas se denominó “Gobierno Compartido de Unidad Nacional” un lema que hace referencia a la tesis del líder de siempre del PRD, Pena Gomez, de “Gobierno Compartido”.

Los perredeistas vieron en la alianza entre el PLD y el PRD en cierto modo la oportunidad de asumir el ideal de José Francisco Peña Gómez en la forma de conducir el Estado que tiene Medina e incluso en la propaganda del Gobierno se hace referencia a políticas que tengan como centro la gente con lo que reivindica la famosa frase de Peña Gómez “Primero la gente”.

Pero si nada de eso se cumple no puede asumir el reto, Miguel Vargas y el PRD, de activar su maquinaria interna desde el Gobierno.

Lo que se avizoraba como positivo, la participación del PRD en el Gobierno, se torna, se valora en términos de futuro nada positivo para ambas fuerzas políticas, de no cambiarse el rumbo de la relación PRD-gobierno esa alianza no podrá tener continuidad en el 2020.

Si el presidente Danilo Medina, si la dirección del PRD no hace un esfuerzo, si su presidente, el canciller Miguel Vargas Maldonado, y el secretario de Organización, no entienden que es obligatorio la incorporación de una mayor cantidad de perredeistas en el gobierno compartido, la situación será difícil para mantener la alianza con el gobierno.

Tal y como ha expresado, nada más y nada menos, que el secretario general del Partido Revolucionario Dominicano “hay provincias y municipios donde no se ha nombrado un solo militante de esa entidad política”.

Para a seguida agregar “Ponle 600 o 700 en Portuaria, 300 en la Cancillería, 300 donde está el compañero Julio Maríñez, 60 0 70 en la Junta de Aviación Civil, ciento y pico en el Ministerio de la Mujer, y menos de cien que se nombró en el Instituto Dominicano de Seguros Sociales, no hay otra dependencia, esos son, no hay más”.

Dirigentes del PRD se quedaron esperando designaciones en consulados y el servicio diplomático, especialmente, algunos que abandonaron el PRM para volver a las filas del partido blanco, entre los que figuran Héctor Guzmán y Rafael (Fello) Suberví Bonilla y Héctor Guzman.

Pero, no todo es negativo en la alianza, Miguel Vargas al asumir el Ministerio de Relaciones Exteriores, ha demostrado capacidad, liderazgo y por el pulcro y buen desempeño se ha reivindicado su figura como político.

Con ello refuerza al PRD, ojalá lo entiendan los perredeistas, y contrario a los que mucho desearían que fuese la puerta de despedida de su proyecto de convertirse en presidente de la República, se ha reinventado y fortalecido.

Como canciller Miguel Vargas se perfila como histórico.

Miguel Vargas fue ministro de Obras Públicas en el gobierno de Mejía, donde hizo una gestión que le ganó excelente imagen y políticamente lo convirtió en candidato del PRD.

El autor es periodista