Ultima Actualización: sábado 21 julio 2018  •  04:00 PM

El ejemplo de Vladimir Guerrero para la juventud

Publicado por Redacción Externa  |  Editorial |  miércoles 31 enero 2018

EDITORIAL

El ejemplo de Vladimir Guerrero para la juventud

Vladimir Guerrero es un dominicano de procedencia humilde que supo sobreponerse a las mil dificultades que impone la vida, a quienes nacen y desenvuelven su niñez en medio de las precariedades más agudas.

De un campo del Sur, con mil problemas económicos y falta de horizonte, pudo salir a camino por el sendero de una exitosa carrera deportiva que le ha llevado a escalar los más altos peldaños de esa lucrativa actividad.

Imposible pensar que con las limitaciones de todas clases que nació y vivió su niñez, pudiese encaminarse por los caminos del estudio y la superación intelectual, pero la vida no solamente tiene un camino, sino que las opciones son in finitas cuando se quiere avanzar.

Por la ruta del beisbol y dedicado con ahínco y pasión pudo abrirse campo y demostrar que cuando se quiere se puede, sin importar los grandes valladares que haya que superar y vencer.

La dedicación, la disciplina la confianza en sí mismo y la ventaja de contar con una orientación familiar correcta, son muchas veces las claves que ayudan a logar el éxito en cualquier joven, como lo demuestra este caso de Vladimir Guerrero.

Y algo muy importante, que pese a sus grandes limitaciones desde la más temprana edad, cuando comenzó a saborear el néctar del éxito, los sumos no se le fueron a la cabeza que es muy común en esa carrera de  beisbolista.

Por ello hemos visto tantos fracasos y tragedias de jóvenes que verse con mucho dinero en el bolsillo se ponen locos, quieren llevarse el mundo por delante con los placeres, la fanfarronería y terminan en un ataúd, sepultando sueños y expectativas de sus familiares y amigos.

El éxito de Vladimir Guerrero que lo ha convertido en apenas el tercer dominicano en llegar al augusto salón de Cooperstown, debe ser ejemplo para nuestra juventud, no solamente los deportistas, sino todos, de que se puede triunfar sin perder la humildad, la cordura y el apego a los valores.