Ultima Actualización: viernes 18 octubre 2019  •  12:59 PM

Romper la alianza con PRD-PLD-Danilo

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  miércoles 17 enero 2018

La alianza electoral, que es lo que se ha producido entre el PRD-PLD, es una unión temporal de dos o más partidos políticos.

Es una acción legítimamente aceptable y correcta vinculante al acto electoral, siempre se persigue maximizar las posibilidades de éxitos de los partidos por una decisión de estrategia política.

A dos años de aquella alianza podemos decir que cumplió su objetivo. Se triunfó.

Ahora bien, ha sido igual, se a consolidado y llevado a cabo la alianza con el gobierno, se sienten los perredeistas parte del gobierno, porque solo así pudieran estar aspirando a ganar con el PRD de aliado, las elecciones del 2020.

Sienten los perredeistas que están integrado al trabajo en beneficio del pueblo…atendiendo los reclamos sociales.?

No lo creo.

Sencillamente por esa vía esta alianza está destinada a su muerte.

Todavía, a dos años, no entran al gobierno compartido, destacados cuadros fundamentales del perredeismos como don Fello Suvervi, Héctor Guzmán y prominentes cuadros a nivel de los principales municipios del país.

Y no se trata de ambiciones personales, es que para activar la maquinaria alrededor del apoyo al gobierno y la alianza, para hacer el trabajo social y político esos cuadros deben estar ubicado en el llamado gobierno compartido.

 Porque además es una alianza de doble sentido.

Si el presidente Danilo Medina no entiende eso, el PRD se vera obligado a romper la alianza con el PLD-Danilo Medina y trillar su camino solo hacia su identidad y fortalecimiento.

El PLD tiene una mayoría simple automática, pues que le dejen esa posición a ese partido, y el PRD concentrarse en hacer oposición todos los días, en defensa de los mejores intereses del pueblo dominicano.

Crece a lo interno del PRD de que no siga la alianza con el PLD y que no vaya en el 2020 aliado a ningún partido.

Que Miguel Vargas asuma el liderazgo que tiene en el PRD, que trabaje para su fortalecimiento y la difusión de la historia y los aportes históricos que ha hecho el partido blanco y su extinto líder Pena Gómez al país y la consolidación democrática.

El PRD cada vez más tiene que trillar su camino solo, de independencia política, de identidad política y de defensa del nombre y la memoria de José Francisco Pena Gómez.

Dos años es más que suficiente para ese pacto con el PLD, de seguir podría afectar a los dirigentes del PRD y cercenar el crecimiento del liderazgos políticos y dividir la organización.

El PRD representa un gran censor de la vida nacional, de la clase liberal dominicana.

El PRD debe mantener su identidad política e independencia como partido, eso sería lo único que les daría un crecimiento político, a menos que la alianza de cumpla de doble vía y se ponga a los dirigentes del PRD al trabajo, a solucionar problemas comunitarios en el gobierno compartido. Porque pese a que hay crecimiento económico la riqueza no se distribuye proporcionalmente en el país.

Donde el PRD con sus cuadros políticos se involucre a los planes del gobierno que plantea las transformaciones nacionales que ha prometido hacer Danilo Medina.

El PRD y todos los partidos políticos deben someterse a un proceso de autocrítica.

El PRD tiene que tomar decisiones claras, no puede seguir en silencio ante los temas nacionales, ante la agenda nacional.

Cero ambigüedades en el PRD y salir de esa cortina de humo que cubre a los perredeistas porque no saben si están o no en el gobierno compartido.

¡El PRD o rompe la alianza o pone candados!

Es que Danilo Medina-PLD no han entendido que el PRD ha sido el garante de esta gobernabilidad que tenemos, de este triunfo que se abstuvo en el 2016.

No es nada fácil para la inmensa militancia del PRD entender que, a estas alturas, luego que se logró el triunfo, que se tienen a los ganadores que ya son diputados, alcaldes, regidores, síndicos, en desmedro incluso del PRD, ahora resulta que todos estos esfuerzos que se hicieron porque la alianza primeramente se consolidara y fuera, hoy no se valorice ni se ubique a los dirigentes que se la jugaron.

Esperemos para bien de esta alianza, que haya reflexiones y perdure la concordia, pero también que el PRD valore a sus leales, a aquellos que han tenido plenas y claras convicciones del camino que Miguel Vargas como líder del PRD ha trillado en estos años.

Ahora, para muchos es fácil vender a Miguel Vargas, el Canciller, el líder máximo del PRD, duro era hacerlo bajo los conflictos y los epítetos de traidor…

El autor es periodista