Ultima Actualización: martes 20 noviembre 2018  •  04:43 PM

¿Abandonados, o endosados?

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 1 enero 2018

Mientras el gobierno debate sobre Primarias abiertas y cerradas, los enemigos de la Patria, siguen su labor de zapa, para en cualquier momento, volver a poner al país en zozobra con la inmigración haitiana.

Luego que JCE, y TC con su Sentencia 168/13, pusieron en claro la dominicanidad, parecieron bajar la guardia, pero no, sólo cambiaron de tácticas, con el tráfico de parturientas haitianas, cuyos hijos dejan “abandonados”.

Ya pronto irán a organismos internacionales a denunciándonos por los apellidos de estos “chamaquitos”, que ante la indiferencia oficial, nos han metido de contrabando, en vientres de haitianas, y contrabandeados por la Frontera.

Desde 1978, tenemos el Consejo Nacional para la Niñez, creado por la insigne, doña Renee Klang de Guzmán, quien preocupada por la vulnerabilidad de niños, niñas y adolescentes, dio lo mejor de sí, para hacer posible dicha institución protectora.

Es lamentable, que aprovechando esta noble labor, esos grupos hayan encontrado la puerta trasera abierta, por donde continuar invadiéndonos con ciudadanos haitianos, que mañana, de nuevo volverán a reclamar “derechos” adquiridos.

Las voces conspiradoras ya suenan demandando apellidos para ellos, y el Estado se muestra complaciente, en lugar de demandar la presencia de sus progenitores, para que sean quienes les proporcionen identidad a sus hijos.

 Porque no vienen de la Luna, ni de Marte, hasta Chochueca sabe, son hijos de haitianos, que como regalos envenenados, nos lo dejan en cualquier esquina, conscientes de nuestra solidaridad, y la debilidad estatal.

Esa práctica no va a ser detenida, hasta que las ONGs y los grupos que tienen la misión de invadirnos no logren sus objetivos, pues mientras eso sucede, el gobierno y sus funcionarios ocupan su tiempo en temas necios, que no hacen más que debilitar más nuestra frágil institucionalidad.

Si con razón, se dice que el haitiano es el peor enemigo del haitiano, nosotros también debemos concluir, en que nadie puede ser nuestro peor enemigo, que el propio dominicano, sobre todo, aquellos que detentan el Poder.

Sumados a ellos, quienes en busca de dinero, se prestan para invadirnos con esos niños, que mientras se llenan los bolsillos traficándolos, les crean situaciones incómodas, como las que ya vivimos, en que lograron poner al mundo contra nosotros, porque no le regalamos el país a los haitianos.

Clerén asesino

Haití no sólo nos llena de sus niños “abandonados”, nos genera dolor por doquier, un desalmado de ese país, sabrá Dios, con cuales fines, invadió una comunidad de un Clerén mortífero, en la que casi una veintena de personas murieron envenenadas.

Las autoridades haitianas dicen, que allí murieron 13 de sus ciudadanos como consecuencia de la misma bebida, pero sabiendo, que Haití no tiene registro de nadie, cualquiera pensaría, es parte de la misma coartada criminal.

Pero las autoridades dominicanas son responsables de cuanto sucede, tanto con los niños abandonados o endosados, como con ese Clerén asesino, pues mantienen abierta una Frontera, por donde se trafica con todo, incluyendo la muerte.

Ni siquiera pueden tomarles la palabra a Donald Trump, que llegó al poder con la promesa de cerrar la Frontera con México, y da pasos firmes en esa dirección, consciente, de que ninguna nación se puede dejar a merced de la ilegalidad.

Pero, aún para traficantes y el gobierno, feliz 2018.

alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09