Ultima Actualización: jueves 21 junio 2018  •  10:50 PM

¡Démonos y demos la oportunidad!

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  martes 26 diciembre 2017

Una vez leí que si no sabemos a qué puerto navegamos, ningún viento  nos será favorable. Asociaba esa frase con la palabra “oportunidad”, del latín “opportunitas”, que se refería a las opciones que tenían los marineros antes de llegar a su destino. Debían aprovechar las oportunidades en los momentos de calma, sea estableciendo la mejor ruta a seguir o estudiando los mares, sin dejar de estar alertas para buscar una salida a los problemas que se presentaran.

Anhelo que el 2018 sea, en el buen sentido, un año de no dejar escapar oportunidades y de facilitar oportunidades a los demás. En ese orden, alguien me preguntó cuáles eran mis metas a partir del próximo enero, como si diera por un hecho que todos nos proponemos hacer cambios, mejorar y embarcarnos en nuevas empresas. Le respondí que mis sueños eran muy pretenciosos, pues nadie se eleva más allá de lo que aspira. El que piensa en pequeño apenas gateará en un mundo repleto de seres veloces.  Nosotros creamos nuestras propias barreras y le damos la altura y la impenetrabilidad que escojamos.

Si intentamos caminar desde Santiago hasta La Romana, pero antes de empezar nos conformamos con llegar a Bonao, probablemente no pasaremos de La Vega.  Sin perder la noción del buen juicio, no nos tracemos límites, que eso atrofia el espíritu, debilita nuestro rendimiento y llena de mugre nuestras venas.

Los primeros días del año somos grandes y hasta el sol calienta nuestros ímpetus.  Es un momento de optimismo, de ser osados y juramos que venceremos, que ahora lucharemos por crecer más como personas, que le serviremos con más amor al prójimo, que nos acercaremos más a Dios, que cuidaremos más nuestra salud mental y física, que disfrutaremos la vida con mayor intensidad, que trabajaremos más duro, que compartiremos más con nuestros seres queridos…

Y lo mejor de todo es que esa actitud es contagiosa. La tristeza se esfuma y hasta las capillas arden con colores más alegres.  La cobardía se jubila. Es como si nos lanzáramos a una conquista, con bríos, esperanzas y ganas de triunfar.

Para el nuevo año tracémonos metas y entre más importantes y nobles mejor, que con el solo hecho de esforzarnos por alcanzarlas ya estamos ganando. Seamos los protagonistas de nuestro destino y promovamos el éxito de los demás. Démonos y demos la oportunidad.