Ultima Actualización: martes 21 noviembre 2017  •  08:40 PM
Un record negativo
Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 13 noviembre 2017

Continuando con mi Columna anterior, y el terrorismo en Los Estados Unidos, esta nación acumula un record negativo, en término de muertes violentas, producidas por quienes han perdido el sentido de La Vida, y el respeto por los demás.

Reforzado por un terrorismo “doméstico”, que cualquier día pone en vilo a la sociedad, donde un individuo sale a matar indiscriminadamente, muchas veces, sin motivos aparentes, llenando de pavor y perturbación a la gente.

Esto sucede, mientras el Departamento de Estado, cada año, advierte a ciudadanos estadounidenses, abstenerse de viajar a determinados países, por falta de seguridad. Esos hechos horripilantes crean mucho malestar e incertidumbre, pero el que más trastornó la conciencia humana, fue el cometido por Stephen Paddock, el pasado Octubre, en Las Vegas, Nevada.

Un hombre que parecía llevar una vida ordenada, con buena condición económica, que al decir de familiares y conocidos, nuca estuvo involucrado en acciones violentas, de repente, provoca una ejecución sumaria, contra quienes participaban de un Concierto al aire libre. 

Aprovechó, que ahí se reunieron unas 22 mil personas, para desde su cuarto de Hotel, disparar inmisericordemente, matando a 60 personas, y dejando 500 heridos, muchos de gravedad. "En ese lugar y su casa, aparecieron armas de variados calibres".

¿Qué tiene de particular todo esto? Según los investigadores, Paddock, no estaba relacionado con grupos extremistas de aquí, ni de allá, sin antecedentes penales, tampoco militancia política, ni religiosa, lo que le pone en aprieto para determinar a ciencia cierta el móvil de esa masacre.

Eso desconcierta mucho más, porque nadie encuentra motivos que lo indujeran, y que puedan conducir a la sociedad a explicar su proceder. Ni su familia tiene palabras para explicarlo. Lo peor, estos individuos terminan suicidándose, o ejecutados, sin que la justicia pueda sacarle ninguna información al respecto.

Ya en Junio, de 2016, Omar Mateen, entró al Club Pulse, fusil en mano, un lugar frecuentado por homosexuales, en Orlando, Florida, y asesinó a 49 parroquianos que ahí se divertían. Por lo menos, de él sabemos, actuó inspirado por el Estado Islámico, para imponer el terror de forma deliberada en esa discoteca.

En el último caso, las autoridades tienen tremendo dilema por resolver, para explicar, cómo Devin Kelly, un ex militar, con evidentes problemas mentales, pudo fácilmente obtener el arma que acabó con la existencia de 26 personas, que escogieron la Iglesia como medio de encontrarse con Dios, sin saber, que allí encontrarían la muerte a destiempo, y de la peor manera.

Sacado del Army por mala conducta, y exhibir violencia contra superiores, y su familia. En su desenfreno, ni los niños escaparon a su frustración. Nada nuevo, pues el 18 de Junio, de 2015, Dylann Storm Roof, penetró a otra Iglesia de Carolina del Sur, y movido por odio racial, asesinó a nueve personas de la raza negra.

Por asunto de tiempo y espacio, no puedo hacer una cronología completa de estos hechos que ponen en evidencia ese record negativo de USA, pero para tener una idea, desde el 2011, hasta hoy, más de 200,000 personas fueron asesinadas, según la prensa.

Probablemente, si esto sucediera en otro país, Estados Unidos intervendría su soberanía, alegando falta de seguridad y garantía para sus ciudadanos, como fue el argumento utilizado para invadir a La República Dominicana, en 1965.

alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09