Ultima Actualización: jueves 16 julio 2020  •  12:04 PM

La misma solidaridad

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  martes 17 octubre 2017

“Gracias por esas personas que nutren mi alma”(Anónimo).Desde hace unos siete años cuando ocurrió el hecho que cambiaría de forma radical nuestras vidas, hay quienes me han preguntado: ¿Cómo hemos podido pasar por tanta adversidad, obstáculo y diatribas? La respuesta es rápida y sencilla, gracias a la presencia divina y desde ahí, como se manifestó en cada corazón noble y justo, que los utilizó como instrumento a todas aquellas personas que de una forma o de otra, ha brindado su solidaridad, que como bien siempre nos ha dicho muestro padre: “es la más alta expresión del ser humano”.  
    
La experiencia que hemos vivido, es que en la sociedad de hoy, la que padecemos, es más fácil detractar y buscar derribar la honra de cualquier ser humano, que enaltecerlo, es por esto y otras cosas, que cuando alguien da su apoyo de alguna manera, debe agradecerse y tomarse como un verdadero honor. 
     
El poder hoy estar de pies y lleno de fortaleza, fue precisamente por todas esas oraciones, mensajes, llamadas y notas; que recibimos para seguir adelante y no desfallecer.
    
Precisamente, y este ha sido el motivo del presente artículo, que a raíz de lo que ha surgido relacionado con nuestra salud y la intervención de que fuimos objeto la semana pasada  y que aún estamos a espera de la biopsia respecto a lo que nos fue extraído, recibimos un mar de comunicaciones por redes sociales, y telefónica, así como de forma personal; de mucha gente que estuvo orando porque todo saliera bien y nuestra recuperación total. 
     
Nueva vez, hemos sentido, al igual como lo narramos más arriba que sucedió para el hecho del atentado, ese calor humano y sensibilidad de familiares, amigos, compañeros y la gente en las calles; la misma solidaridad y sentido de aliento en momentos difíciles, como hemos dicho en otras oportunidades, esas expresiones de buena voluntad, no tienen precio, son parte de acciones que elevan el espíritu y te brindan toda la fuerza requerida para no desfallecer y seguir afianzando que de una manera o de otra, Dios se hace sentir ante los que no dudan de su fe.
    
Muchas veces, debemos saber que el poder divino tiene múltiples formas de mostrar su presencia. Claro en ti está que puedas tener el corazón para darte cuenta de todo ello. Esto porque hay personas que solo se quedan en las malas experiencias que han atravesado y lo ven como un mal destino, no buscan lo bueno en lo que han atravesado, no toman las enseñanzas. Son esos que no aprenden a utilizar sus experiencias para ayudar a otros. Se quedan siendo víctimas de su propia desgracia. 
    
Agradezco de todo corazón, a cada persona que se tomó su tiempo para ofrecernos su decidido respaldo en estos momentos, y que el mismo se haya podido sentir como un real soporte y sostén, para enfrentar todo lo que ha surgido. 
    
Al Todopoderoso porque sigue mostrando su misericordia y gran amor, como lo ha hecho antes. Gracias a tantas almas.