Ultima Actualización: domingo 8 diciembre 2019  •  03:20 PM

A un año de gestión municipal, luces y sombras

Publicado por Redacción Externa  |  Editorial |  lunes 14 agosto 2017

EDITORIAL

A  un año de gestión municipal, luces y sombras

Arribamos al primer aniversario del inicio de la gestión municipal que encabeza Abel Martínez en Santiago y es necesario detenernos a analizarla, para observar sus puntos positivos y negativos.

Lo que en el lenguaje de los políticos se define en el país como las luces y las sombras de una gestión, en este caso del gobierno municipal, de la segunda ciudad en importancia de República Dominicana.

A un año justo de iniciada la administración de Abel Martinez, que apenas es la segunda del Partido de la Liberación Dominicana en toda la historia en Santiago, es preciso ahondar sobre sus ejecutorias.

Es curioso que el partido de mayor éxito político en las últimas dos décadas apenas haya dirigido el Ayuntamiento de este municipio en dos oportunidades, y la primera fue antes de esos 20 años, cuando todavía faltaba mucho para iniciar el proceso de dominio de la vida nacional.

Lo primero que debemos acotar es que la actual administración municipal heredo una ciudad convertida en un caos total, que era un  vertedero gigantesco y sumida en el más absoluto abandono.

En ese tenor cualquier acción de mejoría tiende a verse mucho, pues cualquier cosa es significativa ante el desastre. Pero en justicia hay que reconocer que se advierte un cambio positivo en las condiciones de la ciudad.

Una mejoría importante en la limpieza, el ornato, el ordenamiento en muchas áreas mejoría en los parques públicos y la recuperación  de los espacios citadinos como las aceras para los peatones.

La urbe exhibe una nueva cara que puede convertirla en un importante atractivo para el cacareado proyecto de venderla como destino turístico, en especial para los que llegan al muelle de Cruceros de Puerto Plata.

Es indudable que hay un nuevo panorama que tiende a devolverle al santiaguense el orgullo de su ciudad, para lo cual faltaría un mejor ordenamiento del tránsito vehicular que sigue siendo el principal dolor de cabeza para los habitantes.

Entre las sombra destacan, las actitudes muchas veces prepotentes y arbitrarias de muchas medidas, que posiblemente dotadas de buenas intenciones, quieren aplicarse en forma atropellante, y versiones sobre muchos contratos sin los debidos procesos del Consejo de Regidores.