Ultima Actualización: lunes 11 diciembre 2017  •  08:00 PM
Los otros números
Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  martes 8 agosto 2017

Durante todo el año escuchamos decir sobre las cifras y porcentajes que como país, la República Dominicana ha crecido, por ejemplo: que mantenemos por tres años consecutivos un sólito liderazgo en América Latina en materia de crecimiento económico, por encima del 7%. Todo esto es bueno e importante y nos hace sentir que ha habido estabilidad económica.
  
Ahora bien, esos buenos números y ese crecimiento económico, desde hace muchos años no se ha sabido traducir al desarrollo integral de la mayoría de los dominicanos y esto ha sido el reto que no se ha podido vencer. Si bien es cierto, que es a través del tiempo y a largo plazo que se pudieran ir verificando estos cambios, sin embargo, esto no se ha dado así. Para que tengan una idea, mostraremos esos datos en cifras y porcentajes, que son cifras que por lo regular se quisieran ocultar o no reconocer, pero que retrata de cuerpo entero, como ese crecimiento no llega al desarrollo que requerimos como país y donde debemos estar realmente entronizados para variar toda la realidad que a seguidas expondremos, sobre un trabajo realizado en el diario el Caribe, y que indica, a propósito de lo que indicamos, lo siguiente:

“Empecemos por la educación”:
   
“Al medirse con 72 países en las áreas de Ciencias, Lectura y Matemáticas, la República Dominicana quedó en el último lugar, con el puntaje más bajo en la más reciente evaluación realizada por el Programa para la Evaluación Internacional de Alumno (PISA), por sus siglas en inglés. En pocas palabras, el 70.7 por ciento de los estudiantes dominicanos de quince años obtuvo un bajo rendimiento en las tres asignaturas básicas, siendo las matemáticas el renglón menos agraciado”. “Los niños dominicanos también tuvieron un pobre desempeño en el Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (Terce), realizado en 2013 por la Unesco. El diagnóstico arrojó que los estudiantes de tercer grado son incapaces de entender lo que leen, ni pueden hacer operaciones matemáticas que tengan un mínimo de dificultad”.

“Salud: Elevada tasa de mortalidad”
   
“Cuando se habla de salud, los resultados no son menos alentadores. La tasa de mortalidad neonatal es de 25 por cada 1,000 nacidos vivos, siendo la cuarta más alta de América Latina, sólo superada por Haití, Guyana y Bolivia. Según la encuesta Enhogar Mics, de 2014, cada día mueren trece bebes con menos de 28 días de nacidos, 80% de las veces por causas prevenibles.
   
Hasta el 24 de julio de este año, la Dirección General de Epidemiología había registrado 1,320 fallecimientos infantiles, 198 de ellos en las últimas cuatro semanas”.            
 “Pese a que el 85 por ciento de los partos son atendidos en centros de salud y por profesionales especializados, la República Dominicana ocupa el segundo lugar en mortalidad materna en la región del Caribe, con 92 muertes por cada 100 mil nacidos vivos, solo superado por Haití, según un estudio realizado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), sobre la equidad en salud en el 2016. Hasta el 24 de julio de este año se habían reportado 91 muertes maternas”.
   
“5to. lugar en embarazo adolescente”

“La República Dominicana está entre los cinco países de América Latina con mayor número de embarazos en adolescentes, con una tasa de natalidad en jóvenes de entre 15 y 19 años del 20,5 % en 2015”.  “Así lo indica el Mapa de Embarazos en Adolescentes, elaborado por el programa Progresando con Solidaridad (Prosoli), de la Vicepresidencia de la República, el Ministerio de Salud, la Oficina Nacional de Estadísticas y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa). La tasa de fecundidad de las adolescentes dominicanas es de 90 por cada mil, índice que prácticamente duplica el mundial, que es de 51, según el documento”.

“Récord Guinness en accidentes”

“En 2015, la República Dominicana fue catalogada por el “Guinness World Records” como el lugar más peligroso para circular por carretera. No en vano, en el 2016 fue considerado el país de América Latina y el Caribe con el mayor índice de muertes por accidentes, ascendente a 29.3% por cada cien mil habitantes, cifra que en los demás países de la región solo alcanza 17 fallecidos por cada cien mil personas accidentadas. Solamente el año pasado, perdieron la vida 2,122 personas en estas circunstancias, según el Observatorio de Seguridad Ciudadana”.

“Entre los 10 más inseguros de AL”

“La República Dominicana se encuentra entre los 10 países de América Latina más inseguros, según el Índice Internacional de Seguridad y Policía, presentado a finales del año pasado por la Asociación Internacional de Ciencias Policiales y el Instituto para la     Economía y la Paz, que mide la eficiencia de los cuerpos policiales y el resultado en términos de seguridad ciudadana”.

“Punteros en corrupción y debilidad institucional”
  
 “También, se encuentra entre los diez países con los niveles más altos de corrupción en el sector público, al ocupar el lugar 120 de los 176 países que figuran el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2016, que elabora Transparencia Internacional, con una puntuación de 31 puntos sobre 100. En la escala, 0 significa que el país se percibe como sumamente corrupto y 100 significa que se lo percibe como muy transparente. Los países con puntuaciones inferiores “se caracterizan por una impunidad generalizada, gobernabilidad deficiente e instituciones frágiles, y escasa división de los poderes públicos”, según explica Participación Ciudadana. Igualmente, se encuentra entre los diez países con las tasas más altas de homicidios de Latinoamérica y el Caribe, con un 15.8 por cada 100 mil habitantes, según el Centro de Investigación de Crimen Organizado Internacional InSigh Crime. El Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe (OIG), de las Naciones Unidas, ubicó al pais junto a El Salvador con las tasas más altas a nivel regional de feminicidios”.
   
Como se puede ver, existen números que explican el por qué estamos padeciendo, no viviendo, en un sistema social descompuesto.  En un sistema que debe variarse la forma de enseñanza, hacia una educación laica y no dogmática.  En un sistema en el que se le hable y se eduque a nuestros niños de educación sexual.  Asimismo, la lucha contra la corrupción y  la impunidad, todos los números y la realidad social, nos dice que no podemos dejar de exigir y seguir luchando.         

Todo lo indicado más arria nos retrata de cuerpo entero y son esa clase de números que se deben preocupar por igual, los poderes públicos para que llegue el desarrollo que requiere la mayoría de los dominicanos.