Ultima Actualización: lunes 23 octubre 2017  •  10:10 PM
Cuidado con generar paranoia con los haitianos
Publicado por Redaccion Diario55  |  Editorial |  jueves 13 julio 2017

                                                               EDITORIAL

                             Cuidado con generar paranoia con  los haitianos

Periódicamente el tema haitiano toma dimensiones de dramatismo entre los temas importantes del debate nacional y en muchas oportunidades ello es producto de la manipulación interesada.

El asunto de la emigración y presencia masiva de haitianos es algo cotidiano y un problema sin aparente solución, ante el drama que vive esa nación que nunca arranca al menos sembrando esperanza entre sus ciudadanos.

Está harto demostrado la incapacidad de las autoridades dominicanas para el control del flujo migratorio, ya que contra ello conspiran muchos factores, lo que alimenta la paranoia de muchos sectores nacionales.

Cuando la gente tiene necesidades, donde falta la esperanza de mejorar las condiciones de vida y cunde la desesperación, hay la propensión a romper cuantos obstáculos se interpongan para buscar el camino de la emigración en busca de mejores condiciones de vida.

Y  a eso se agrega los intereses creados n ambos territorios para allá descargar un poco su superpoblación  miserable y aquí en busca de mano de obra barata y las mafias que hacen negocios con el tráfico humano.

Entonces estamos ante un tema complejo, que genera justificadas preocupaciones en amplios sectores de este país, peor cuidado con llegar a la paranoia, histeria contra esos emigrantes, que ante todo son seres humanos que ilegales, no pierden su dignidad intrínseca.

Sembrar odio y  resentimiento no con duce a nada positivo, sino todo lo contrario lleva a sembrar violencia que nunca ha sido buen camino para solucionar problemas, menos aun, cuando se mezclan con racismo y xenofobia.

Debemos trabajar para fortalecer nuestras instituciones, donde haya centinelas efectivos de nuestra frontera y que avancen los proyectos encaminados para hacer del litoral fronterizo un espacio de inversiones a gran escala, como han prometido importantes consorcios empresariales.

Esas y otras medidas de presión  a sectores internacionales para que fluya hacia Haití mayor solidaridad, para que mejoren las condiciones de vida de ese pobre pueblo, y así disminuir el flujo migratorio.