Ultima Actualización: lunes 25 mayo 2020  •  09:48 AM

¿Quién lo diría?

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  martes 20 junio 2017

Unas declaraciones que hiciera el Presidente de la República el 20 de octubre del 2016, en el Palacio Nacional, a propósito de otras que había hecho en el entonces, embajador norteamericano, Brewster, sobre el tráfico de drogas y el tema de la corrupción y como este fenómeno provocaría que nuevas inversiones pudiesen llegar al país; el mandatario, procedió en actitud algo molesto, cosa inusual, respondió de la forma siguiente:  “se habla que República Dominicana es un puente de drogas, pero Estados Unidos es una avenida de 10 carriles de destino para esa misma droga”.

Ahí mismo respondió sobre el tema de la corrupción, lo siguiente: ¿Cuál corrupción? “Que dejen de hablar en término genérico, que siempre es peligroso y digan ¿cuál es la corrupción?… ¿Dónde están los escándalos de corrupción en el Estado Dominicano? ¿Dónde están?”. “A mí me gustaría y se lo he pedido a ellos, si tienen casos concretos que lo señalen”,
   
Estas declaraciones fueron muy reseñadas por distintos medios de comunicación, incluso por el Vanguardia del Pueblo, del Partido de la Liberación Dominicana, que lo resaltó, desde el punto de vista patriótico y nacionalista. 

Ahora bien, esas declaraciones a nuestro modo de ver, fueron como una especie de desafío que fue asumido por los intereses norteamericanos, que tenían ya asuntos pendientes como el caso de los Tucanos con el gobierno anterior y no lo dejarían pasar.  Así sucedió, a la semana de las mismas, salió a relucir en los medios escritos, informaciones nuevas del caso precisamente de los Tucanos, señalándose con pelos y señales de los posibles involucrados y eso fue como un inicio de respuesta a lo expresado por el Presidente.
   
Luego de esto, vino el caso de los Tres  Brazos, que de no haber sido denunciado de forma contundente por diversos comunicadores y programas, no se hubiese logrado la presión para que se creara una comisión, la cual determinó que vulgarmente se había vendido un barrio completo.  Se ordenaron medidas por decreto, se canceló al encargado de CORDE, y se pasó ese informe al Ministerio Público, se está a la espera de reacción a nivel de sometimiento.
   
Luego de esto, comenzó a tomar fuerza el caso Odebrecht y las investigaciones a nivel internacional y del acuerdo en los Estados Unidos de la empresa brasileña y de todo cuanto había declarado sobre el pago de los sobornos realizados en los distintos países en que lo hizo.  
   
Como destapar una caja de pandora, cada caso o hecho, fortuito o no, comenzaron a ser conocidos o exigidos, en que el tema de la corrupción era la parte fundamental.
   
Cuando uno ve precisamente ese expediente de la empresa brasileña está consciente y luego de escuchar al Procurador que primero había indicado que eran “todos los que son y eran todos los que están”, cuando se dio a conocer previo a una fecha fatal, sobre los sometidos por sobornos.  Luego, hace pocos días, el mismo funcionario dio a entender que aún podrían faltar otros por ser sometidos, y todo mundo entiende que es así. La pregunta es: ¿Qué ha provocado que se integren más posibles imputados en un listado que es del conocimiento de esos mismos intereses norteamericanos que hace casi un año cuestionaron la lucha contra la corrupción y el tráfico de drogas?
   
En cuanto al tema de la droga de casos importantes y que han salido a relucir como sacando nuestros  trapos sucios, atraparon un empresario dominicano de apellido Patín el cual se declaró culpable. Hace pocos días fue atrapado en Puerto Rico, un Coronel del Ejército vinculado a un cargamento que llegó a San Pedro de Macorís.

Como hecho fortuito, igual que el ocurrido de forma  lamentable, aquel del suicidio del ingeniero en la sede de la OISOE, esto provocó indignación y protesta pacífica; fue el del asesinato de dos locutores en San Pedro de Macorís, Luís Manuel Medina y Luís Martínez, asesinados por el señor José Rodríguez; este trágico suceso destapó la mafia que ya se había denunciado en innumerables ocasiones, del CEA con sus terrenos en esa zona.  
   
Todo este panorama de forma sintetizada, entre otros efectos que se han dado, es lo que se ha producido, a raíz de aquellas respuesta dadas por el Presidente, buscando quizás quitarse algo de presión le respondía al entonces Cónsul, sin saber, toda la consecuencia que desatarían las mismas.  Y para muestra hay botones para escoger, en todo lo que hemos indicado.
   
Si el primer mandatario quería que le señalaran casos de corrupción, creo que hay al por mayor y al detalle, y alguien diría, y los que faltan.  Lo importante es cómo reacciona y en la forma que asume el gobierno cada uno de ellos y procede, no solamente a cancelar ministros, sino también enviarlos directamente a que sean procesados e investigados.  Que se envíe el mensaje correcto, no el de siempre.         
Esto debe hacerse no solamente con el caso internacional de Odebrecht, sino con todo aquel que se equivoque con los recursos públicos que administra.
   
Quién hubiese sido dicho que luego de aquellas envalentonadas palabras del Presidente Medina, tantas cosas comenzaran a salir y que hoy haya provocado tantos cambios en el ambiente político y ha desnudado también la descomposición que hace tiempo existe en los partidos políticos mayoritarios y que se han negado a reconocerlo o por lo menos en hacer los cambios que se requieren, ya sea con una normativa como la ley de partidos, pero sobre todo, desde la voluntad para hacer las cosas en la práctica de forma distinta.