Ultima Actualización: lunes 23 octubre 2017  •  10:10 PM
Unidad de los perredeistas-peñagomistas hacia 2020
Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  viernes 16 junio 2017

Decía Perón, “Sólo la organización vence al tiempo”, y cierto, porque uno observa que el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), ha vencido el tiempo.

Con tiempos de altas y bajas el PRD ha gravitado en la nación dominicana, nunca deja de promover y festejar pasos en su organización, algunos se han ausentado del clímax del partido blanco, pero prevalece ese sentimiento, ese paradigma de Peña Gómez.

Y es que el antagonismo político al ejercicio mismo de la actividad partidaria, ha tenido una mayor intensidad y pasión en el PRD.

Los perredeistas y Peñagomistas tienen que ponerse de acuerdo a bajo y en el medio, hacer unidad con todos los sectores en esa alianza y acuerdos multisectorial, si no es posible acuerdo arriba habrá acuerdo de los perredeistas abajo. Lamentablemente esto nos separara de la presidenciables.

No hacerlo es abrir la puerta para la llegada de otra Alianza como la de 2016, porque el PRD ni sus dirigentes se van a aniquilar por la tozudez de los disidentes.

El PRD debería crear un espacio virtual y físico de comunicación que le llame “Unidad Básica”, que difunda la literatura sobre la organización, su doctrina peañgomista, su funcionamiento, su historia, las normas que la rigen, sus avances y retrocesos. Y que su objetivo sea la unidad básica de los perredeistas y peñagomistas de todos os frentes y de todo lado.

Que permita romper con las prácticas políticas que han sido habituales en el PRD, clientelismo, faccionalismo, asistencialismo, etc.

Dejar de ser un partido informal de masas, con una estructura obsoleta de comité de base y organismo centralizados.

Los perredeistas-peñagomistas tienen que encontrarse en la unidad, todos los partidos u organizaciones dispersas deben centrarse en un gran acuerdo de unidad, en una gran concertación, debemos descreer de los que postulan que no es posible, y que la división es nuestro signo.

La realidad, la postura de los militantes y dirigentes medios desmiente día a día estos espejismos, la mayoría se adhieren a los ideales de reciprocidad, de perdón, de unidad que encarnó hasta el día de su muerte el líder de siempre del PRD: Peña Gómez. 

Los “presidenciables” tienen que saber que ya el mundo ha cambiado, que la concertación y la unidad es la vía para acceder al poder al gobierno.

Deben entender que si tienen alguna oportunidad de ganar las elecciones necesariamente va a ser con la unidad de todos, dividido no ganan, solo con sus votos no ganan, eso es mentira, mucho menos solo arrastrando pequeños grupos que no tienen militancia ni pueblo.

“Los perredistas disidentes” deben hacer conciencia de eso.

El PRD está intacto como siempre, es un sentimiento nacional, que se adapta a todo por su supervivencia.

No es correcto decir que “es preferible arriesgar todo antes que buscar acuerdos”, eso es un aforismo radical de épocas superadas en la vida política dominicana.

Es mucho más lo que la mayoría de los perredeistas-peñagomistas tienen en común que lo que los diferencia.

El PRD debe volver a lo doctrinario, representado en el conjunto básico de valores que la organización impulsa; la teoría, que son los mecanismos de selección y capacitación de dirigentes, y los que asume la organización para tomar decisiones colectivas. La unidad debe empezar por acuerdos y compromisos sobre esos puntos.

La solución, una vez más, es la política, que no consiste en convencernos de que tenemos razón hablando sólo con quienes ya piensan igual que nosotros, sino en debatir con quienes –a pesar de las diferencias– compartimos una base política común.

Si nos adentramos en las causas de las diferencias entenderíamos mucho más acerca de los pilares sobre los que se puede concebir la unidad.

El autor es periodista.