Ultima Actualización: martes 26 mayo 2020  •  12:25 PM

Un recuerdo para Molina Morillo

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  jueves 6 abril 2017

“Pero solo la fe te mantiene en marcha.
    
“A veces no estás satisfecho con tu vida, mientras que muchas personas de este mundo sueñan con poder tener tu vida.
    
“Un niño en una granja ve un avión que le sobrevuela y sueña con volar.
    
“Pero el piloto de ese avión sobrevuela la granja y sueña con volver a casa. ¡Así es la vida! Disfruta la tuya…
    
“Si la riqueza es el secreto de la felicidad, los ricos deberían estar bailando por las calles. Pero solo los niños pobres hacen eso.
   
 “Si el poder garantiza la seguridad, las VIP deberían caminar sin guardaespaldas. Pero solo aquellos que viven humildemente sueñan tranquilos.
   
 “Si la belleza y la fama atraen las relaciones ideales, las celebridades deberían tener los mejores matrimonios.
   
“¡Ten fe en ti mismo!
    
“¡Vive humildemente. Camina humildemente y ama con el corazón…!” (Fragmento del penúltimo artículo escrito y publicado por el Dr. Rafael Molina Morillo (La Vega, 1930-2017), titulado: ¿Por qué a mí?).
    
Molina Morillo fue el último de los grandes directores de diarios de nuestra época contemporánea. Sus inicios los encontramos cuando salió a la luz pública El Caribe el 14 de abril de 1948, apareciendo su nombre como el más joven de los periodistas, teniendo a su cargo la sección de Artes y Espectáculos. Alternó el periodismo con sus estudios universitarios hasta culminar los mismos en la carrera de Derecho. Ese momento fue esencial en su vida profesional  porque inclinó la balanza eligiendo la Escuela Oficial de Periodismo en España para realizar una especialidad en 1953.
    
La vida periodística de Molina Morillo en 1961tomó un giro significativo cuando en su segunda etapa fue designado Director Ejecutivo del principal diario del país, El Caribe, ya desaparecida la tiranía y propiedad de don Germán E. Ornes; y, segundo, cuando en 1962 salió a la luz pública el primer número de la Revista ¡Ahora!, constituyéndose en un baluarte de la libertad de expresión y de los valores democráticos del pueblo dominicano. El alto nivel de aceptación pública pretendió ser truncado con un acto de terror del 5 de octubre de 1965, una carga de dinamita hizo volar por los aires las instalaciones físicas de la revista, pero no así las ideas y la voluntad firmes.
     
En 1966 con mayor firmeza impulsa un nuevo proyecto, la fundación del periódico diario El Nacional que unido a la revista consagra a Molina Morillo, en esta tercera etapa, como uno de los pilares fundamentales e intelectual, dentro del periodismo dominicano. Ambos medios fueron un faro de luz orientador de la sociedad dominicana en tiempos de intolerancia política, y, por ende, de coacción a la libre expresión de las ideas. Luego, en 1979 transfirió sus acciones al empresario Pepín Corripio, iniciando una vida diplomática, de escritor con 4 libros publicados y ocupando la presidencia de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Desde1997, Director del Listín Diario, y a la hora de su fallecimiento, Director de El Día (diario gratuito). Mantuvo hasta el final sus convicciones democráticas, su comportamiento ético y sus ideas tocaron temas trascendentes como el transcrito al inicio de este artículo.
    
Este importante periodista merece un recuerdo póstumo de Cultura viva.