Ultima Actualización: miércoles 28 junio 2017  •  04:09 AM
El Presidente debe darle más cancha a Ventura Camejo
Publicado por Redaccion Diario55  |  Editorial |  jueves 16 marzo 2017

EDITORIAL

                 El Presidente debe darle más cancha a Ventura Camejo

De los funcionarios y altos dirigentes del Partido de la Liberación Dominicana, que ha logrado ganar una mejor imagen ante la sociedad lo es, sin dudas, Ramon Ventura Camejo, miembro del poderoso Comité Político.

Ni los más acérrimos enemigos del PLD le han encontrado puntos débiles en el largo ejercicio como funcionario público, desde los tiempos ya lejanos que fue diputado por Santiago en el año 1982.

Su vida austera, sin ostentaciones ni opulencias, le brindan a Ventura Camejo una buena imagen, fiel al viejo librito que impuso en el PLD su líder fundador, el profesor Juan Bosch, que forjo una mística de Servir al Partido para Servirle al Pueblo.

No obstante a esa buena conducta y aceptada imagen de servidor público, que no se ha manchado por el peculado, Ramon ventura Camejo, ocupa posiciones en el Estado que están por debajo de sus meritos políticos y partidarios.

En sus actuales funciones ha mantenido un correcto comportamiento y sin dudas, ha logrado aportes significativos en mejorar la calidad de los servidores públicos a todos los niveles, pero se trata de una labor que no trasciende más allá del aparato estatal.

El Ministerio de Administración Pública juega una buena labor, pero sus labores no implican una relación directa con la sociedad, donde un funcionario capaz y responsable puede hacerle mayores aportes a un gobierno que necesita mejorar su imagen.

El actual gobierno no está en su mejor momento en cuanto a imagen pública y popularidad y necesita hombres y mujeres, que estén en las posiciones públicas de mayor relevancia que despierten confianza y respeto.

Y Ramon Ventura Camejo, de la vieja guardia, de la ortodoxia peledeista y boschista, bien que puede contribuir a esa proyección de de este régimen en momentos que crece la turbulencia y la burocracia estatal, la mayoría de los funcionarios lucen temerosos y con poca moral para salir al ruedo a defender la actual administración.

La gente que no tienen colas que le pisen deben estar en las primeras filas del combate cuando la batalla se torna casi decisiva y ahí es donde Ventura Camejo luce que tiene moral y aval para defender su gobierno, desde funciones de más alta responsabilidad pública.