Ultima Actualización: domingo 25 agosto 2019  •  08:00 AM

Vengándose de Odebrecht

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 13 febrero 2017

La lucha contra la corrupción en mi país no pasará de ser tema periodístico, el que políticos y empresarios utilizan como recurso, para encubrir sus acciones dolosas contra el patrimonio nacional, en una sociedad donde todo se politiza.

Desde su llegada a La República Dominicana de Odebrecht, se levantaron voces rechazando su incursión en licitaciones de obras públicas. Pero ¿Por qué el Estado puso las construcciones en manos del Consorcio extranjero?

No hay que desempolvar la historia para encontrar la respuesta, pues desde la desaparición de Trujillo, un grupo de malos dominicanos se dedicó a hacer los mejores negocios con el Estado, sobrevaluando obras, y dejándolas abandonadas.

Empresarios, políticos, ingenieros y contratistas, que al recibir el pago por éstas desaparecían, teniendo el gobierno que buscar otras compañías, que igualmente lo engañaban, y hubo contrataciones pagadas en varias ocasiones, sin ser terminadas.

Y las concluidas, al poco tiempo mostraban vicios de construcción. Carreteras, que cualquier lluvia las desaparecía. Edificaciones, que un pequeño movimiento telúrico los agrietaban. Ejemplo, los "Puentes de la Bicicleta", y el F del R Sánchez, o de "La 17".

Al primero debió construírsele un puente paralelo para ocultar el robo, y el segundo, al año estaba soltando los pedazos. Odebrecht olvidó, que incursionando en esas labores hería cesibilidades empresariales, que hicieron grandes fortunas recurriendo a esas malas artes en perjuicio del Estado. 

Y que estos estarían al asecho suyo de cualquier fiasco, para cobrársela, por interferir en sus "negocios". Los mismos, que a través del CONEP, intentan hacer creer hoy que son "celosos guardianes" del patrimonio público, cuando no persiguen otra cosa que vengarse contra quien se interpuso en sus negocios.

Quienes ocultando sus caras con gafas oscuras, financian protestas, dizque reclamando transparencia y fin de la impunidad, para que esos contratos vuelvan a sus manos, y continuar haciendo fiestas con los recursos del pueblo.

Si comparamos lo sobornado por esta, y el robo de los socios del CONEP al Estado, como quiera la nación gana, pues las obras han sido concluidas en su mayoría, y nadie cuestiona su calidad. Contrario, cuando estos "moralistas" se embolsillaron miles de millones del Presupuesto Nacional por obras que nunca terminaron, y el CONEP, ni la supuesta Sociedad Civil pidieron se investigue esos actos de corrupción.

Y, ¿Qué dijeron de las Plantas Eléctricas apagadas, por las que el país paga millones de dólares? No justifico las acciones de este monstruo de la corrupción, pero resulta una tomadura de pelo las denuncias de corruptos, que apostando a la falta de memoria de nuestra gente, quieren venderse como los dechados de moralidad del siglo XXI.

Si el presidente Medina quiere predicar con hechos, y no con palabras, que aproveche el escenario, creando una comisión de "notables", para recuperar el dinero invertido en obras que en las últimas décadas han sido dejadas abandonadas.

Ahí encontrará recursos, con que llenar los hospitales de medicamentos y camas, construir cientos de Liceos y Escuelas, sanear ríos contaminados, y los agricultores tendrán garantizado un Banco para financiar sus cosechas.

Reitero, a pesar de Odebrecht y funcionarios corruptos, ganamos, pues por lo menos, no se lo robaron todo, y las obras están ahí, aunque quienes se hicieron ricos robándole al Estado aprovechen el escándalo para vengarse de la empresa brasileña.

alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09