Ultima Actualización: viernes 15 diciembre 2017  •  07:00 PM
El caso de Valle Nuevo no tiene vuelta atrás
Publicado por Redaccion Diario55  |  Editorial |  martes 31 enero 2017

EDITORIAL

El caso de Valle Nuevo no tiene vuelta atrás

Está en su punto más conflictivo y definitorio el problema de Valle Nuevo y los intentos de las autoridades, de recuperar esa zona como área protegida que sirva como cubierta boscosa, y no como centro de cultivos y crianzas.

Ya se cumplen los plazos y se adoptan medidas coercitivas,  mientras crece la resistencia de los afectados, tanto la gente pobre como de los más pudientes, que no quieren dejar de cultivar o criar en ese ecosistema.

Se trata de una situación embarazosa que debe ser manejada con sumo cuidado por parte de las autoridades, para evitar en lo más posible, llegar a acciones represivas, que puedan dejar heridas en esos afectados.

El desalojo es un asunto odioso y traumático y masa cuando se trata de gente con mucho tiempo en la zona, que han tenido toda una vida viviendo y trabajando en ese lugar. Su rebeldía se comprende.

Son muchos los campesinos que han vivido en el lugar, han cultivado las tierras, han visto morir y sepultar allí sus seres queridos de generaciones pasadas, es decir, tienen raíces profundas en la zona.

Otros, aunque con  mucho tiempo, son personas potentadas que tienen propiedades en esos predios, pero que residen fuera  de la zona, o pueden adaptarse fácilmente en otros lugares, sin mayores trastornos ya que poseen otros bienes.

Con  ambos sectores hay que tratar, pero sobre todo los primeros, los más pobres y vulnerables merecen un trato especial por parte del gobierno, siempre en la búsqueda de restaurar el medio ambiente, pero sin maltratar a las personas que en definitiva, es lo más  importantes.

Que haya respeto y una buena compensación a los afectados, pero que se rescaten esos terrenos, para fines de cubierta boscosa y garantizar desde allí, agua, aire puro y luego posiblemente, un manejo ecoturístico.