Ultima Actualización: jueves 23 mayo 2019  •  08:00 PM

¡Adiós 2016, bienvenido 2017!

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  domingo 1 enero 2017

¡Qué fecha ésta, sábado 31 de diciembre! Ya avanza la cuenta regresiva para que el 2016 diga definitivamente adiós. Escasísimas horas nos separan del 2017.  Esta que leen -por tanto- será mi última Trinchera…claro, de este año!
   
Para mis lectoras y lectores este humilde servidor y amigo, en este día,… “trae un ramillete/trae un ramillete /de un lindo rosal /un año que viene /y otro que se va/vengo del olivo/vengo del olivo /voy pal’olivar /un año que viene /y otro que se va /un año que viene /y otro que se va”.
   
Este 31 de diciembre -lo confieso con toda sinceridad- no estoy por teorizar mucho. Tampoco quisiera amargarles la vida a ustedes contándoles cosas negativas.            
Demasiada ha sido la carga  en estas últimas horas. Los medios y las redes nos tienen saturados de hechos desagradables en estos días finales del 2016.
   
Quiero –mejor- compartir estas letras lindísimas que encontré  en un portal por ahí. Se trata de una canción de Juan Pardo, que tiene un interesante y hermoso  mensaje, a propósito este año  que tenemos a nuestras puertas:
   
Año nuevo, desde hoy, sin ayer, solo una mañana.
Año nuevo, mi nuevo año.
Bienvenido, entra a mi casa.
Por todos los errores cometidos.
Por todos los amores ya vividos.
Por la lucha, por la vida y los
amigos.

Y por esa gente buena que se queda
en el camino.
   
Por aquellos que sembraron con sus huellas, nuestras almas.
   
Y al partir, dejaron siempre
vivo el fuego de su voz.
Por aquellos que no piden nada a cambio, en el amor.
Por la gente generosa, que te abriga el corazón.
   
Brindaré, por el ayer, por el hoy,
por el mañana.
  
 A beber y a perdonar, para olvidar las malas rachas.
Año nuevo, desde hoy, sin ayer, solo una mañana.
   
Año nuevo, mi nuevo año, bienvenido, entra a mi casa.
Por aquella juventud, que fue
bandera y hoy es árbol.
   
Por aquellos, que se fueron sin dejar
casi ni rastro.
   
Por aquellos que vendrán por nuestra estela,
con mas fuerza.
Y también, por los que no nos abrirán jamás la puerta.

Por aquellos que sembraron con sus huellas nuestras almas y, al partir, dejaron siempre vivo, el fuego de su voz.

Por aquellos que no piden nada a cambio, en el amor,
por la gente generosa, que te abriga el corazón. (Hasta aquí).
   
Adiós, adiós, y hasta el año que viene. A celebrar pero con comedimiento para que nada o poca cosa haya que lamentar en el mañana. Feliz, promisorio, venturoso y esperanzador año  nuevo para todo el pueblo dominicano!

¡Adiós 2016, bienvenido 2017!

La consigna es seguir en combate…hasta la victoria siempre!