Ultima Actualización: domingo 21 octubre 2018  •  02:14 PM

Las Manaclas, La Batalla del Matúm y Mayobanex

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  sábado 24 diciembre 2016

Voy –de entrada-a pedirles que me excusen a las lectoras y lectores de esta TRINCHERA. Sé que la mayoría no está para estos temas. Justamente hoy es 24 de diciembre, es decir que “esta noche es Nochebuena…y mañana Navidad”!
  
 Estoy consciente de que la mente de las dominicanas y los dominicanos este día “está en otra cosa” (y no precisamente en Olga Lara). Pero bien, aunque solo sea para que cuente para la historia, escribo esta columna en esta ocasión.
   
Hay tres hechos que han marcado los últimos días. Bueno, para ser más exacto, son tres pero dos son de recordación de fechas históricas ocurridos en el pasado reciente, y el otro se trata de una muerte.

Podríamos decir que son tres hechos diferentes pero que guardan relación entre sí. Me refiero -y por ello el título de esta Trinchera-  a los aniversarios del cobarde asesinato de Manuel Aurelio Tavarez Justo (Manolo)  y sus compañeros de lucha y de la llamada “La Batalla del Matúm” –los cuales se cumplieron el miércoles 21 y  el  pasado lunes 19, respectivamente, y al fallecimiento del héroe nacional Mayobanex Vargas, ocurrido el sábado 27.

Manolo y Las Manaclas

Del alzamiento de Manolo -en Las Manaclas de San José de las Matas- acabamos de conmemorar el aniversario 53. Recordemos que cuando el país se preparaba para celebrar las navidades de 1963, el montecristeno Tavarez Justo -junto a un grupo de corajudos patriotas- decidió tomar el camino de las “escarpadas montañas de Quisqueya para, desde allí, mantener encendida la antorcha de la libertad”.   
   
Apenas Manolo y sus hombres pudieron resistir unos días  ya que -los perros de presas de entonces- le dieron caza con cierta facilidad. Los patriotas insurrectos fueron capturados y fusilados en plena montaña,  lo que se ha calificado siempre  “como un crimen de guerra”. Algún día espero que haya justicia para los culpables.
   
Francis y la Batalla del Matúm

Entre el alzamiento de Manolo y “La Batalla del Matúm”, aunque haya diferencia en los años en que ocurrieron, tienen una misma génesis: la lucha por la libertad, la independencia, la verdadera democracia  y el amor a la patria.  
   
El 19 de diciembre el coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, y un puñado  de sus más aguerridos hombres, quisieron venir a Santiago a rendirles honores al coronel Rafael Tomás  Fernández Domínguez, al cumplirse ese día el séptimo mes  de su asesinato.
   
Pero fueron alevosa y sorpresivamente atacados cuando se encontraban en el Cementerio de la 30 de Marzo, por lo que debieron correr a refugiarse al Hotel Matúm, y allí escribieron nuevas páginas de heroísmo en la historia dominicana.
   
Pese a que estaban en total desventajas en hombres y armas, resistieron con gallardía espartana los ataques arteros de fuerzas regulares del ejército (que utilizaron hasta tanques de guerra), hasta que se pactó un acuerdo que permitió su salida hacia Santo Domingo.
   
En esa épica  aunque desigual batalla cayeron -para pasar a la inmortalidad-   el siempre recordado coronel Juan María Lora Fernández y su asistente Domingo Antonio Peña Liriano (Peñita). Los constitucionalistas también eliminaron a muchos atacantes en el fragor de los combates.
   
La muerte de Mayobanex
   
Cuando estábamos inmersos en los preparativos para conmemorar estos hechos – es decir, tanto La Batalla del Matúm como la muerte de Manolo-  llegó  “demoledora como un rayo” la noticia sobre el fallecimiento del héroe nacional Mayobanex Vargas. Entonces dije “que 500 millones de lágrimas le habían brotado a la luna” con esta muerte, provocado por un cáncer en el estómago que hizo metátesis en el hígado.
   
Después de participar en los actos del Matúm -el lunes por la mañana-, me trasladé  a Bonao para integrarme a las honras fúnebres de este gran dominicano.         En el trayecto, me detuve en una floristería y compré  cuatro “Príncipes negros”, los cuales coloqué  sobre el ataúd que guardaban los restos de Mayobanex.
    
Participé  en la misa “de cuerpo presente” en la iglesia San Antonio de Padua y luego seguí hasta el cementerio, hasta que se le dio sepultura final. Abandoné  a Bonao cuando ya comenzaba a oscurecer y bajo un torrencial aguacero.
No olvidarnos!
   
Hoy -en esta Trinchera- aunque consciente de que las dominicanas y dominicanos tienen su mente “en otra cosa”, más que estar leyendo sobre estos y otros temas, de todas maneras no quería dejar pasar por alto estos acontecimientos aunque sea solo, como ya dice, para que conste en la historia.
   
A Manolo, a Caamaño y a Mayobanex el país le debe demasiado. A los tres -y a los que se sacrificaron junto a ellos, y los demás que han caído “de cara al sol”-  aunque estemos en la celebración de las fiestas decembrinas, nunca podemos olvidarlos ya que sacrificaron sus vidas -y hasta sus bienes- por la felicidad de la patria, que es decir de nosotros (la patria es el hombre muchacho, dice un tema de Alí Primera).

No podemos ser mal agradecidos ni mucho menos olvidadizos. Honor y gloria eterna a Manolo, Caamaño, Mayobanex y demás. Su sacrificio, que Dios bendijo, la Patria entera glorificará, como homenaje a estos valientes que  han caído luchando por la libertad.

Hasta la victoria siempre!
Seguimos en combate!