Ultima Actualización: martes 22 agosto 2017  •  05:54 PM
Ideales que no deben morir
Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  martes 20 diciembre 2016

En junio del año 2015 conocí personalmente al héroe nacional, Mayobanex Vargas, porque solamente tenía noción de lo que había leído y me había comentado mi padre,  cuando aceptó gustosamente que le pudiera hacer una entrevista para el programa de radio, ‘Al final de la tarde con jordi’, que realizamos por digital en los 95.5 fm, y lo invitamos a propósito de que se cumpliría un aniversario más de la gesta en que participó y de la cual era sobreviviente en el año 1959.
  
 Al estar junto a un hombre de esta calidad les soy honesto que fue emocionante la experiencia de conocer de viva voz una de las epopeyas de nuestra historia reciente.  De escuchar que todo lo que salía de su garganta era el producto de un inmenso amor por su patria. De un hombre creyente y lleno de valor, convencido que todo cuanto ofrecía lo hacía por entrega a la colectividad de que en ese momento estaba secuestrada en manos de Trujillo.
   
A raíz de la muerte el sábado próximo pasado, recordé todo cuanto me dijo en aquella conversación, de que desde niño fue un rebelde contra toda idea que fuera para imponer voluntades y eso le trajo problemas desde niño en la escuela.  Y de cómo, a pesar de la oposición de su padre, decidió irse fuera del país, alegándole a él que iba a buscar mejor futuro y estudiar, sin embargo, lo que tenía en mente era enrolarse en la lucha revolucionaria.
   
Otras de las cosas que en esa oportunidad me comentó de forma reiterada, era que a las nuevas generaciones en las escuelas no se le habla de esa parte de nuestra historia.  Es como expresándole a todas esas mujeres y hombres que sacrificaron su juventud, la tranquilidad de sus familias y sus vidas, de que ellos eran los que estaban equivocados, cuando era todo lo contrario.  Otra de las cosas que me llamaron la atención de este hombre que hoy es legado y su ejemplo debe ser, al igual como el de muchas y muchos, el que sean los valores que se deberían seguir en una sociedad que no estuviera en los niveles de descomposición como la que padecemos.
   
Hay que recordar que Mayobanex Vargas, era de los integrantes de la gesta heroica del año 1959, quien más conciencia tenía de a qué se enfrentaba y cuál era la magnitud de la fuerza de la tiranía, porque había sido uno de los últimos que había salido del país.  A pesar de todo ello, estuvo todo el tiempo a sacrificar, no solamente la vida propia, sino la de los suyos.
   
El hombre que tomo el fusil y dejó el campo para irse a playas extranjeras para formarse y enfrentar una de las tiranías más férreas de Latinoamérica de entonces, a quien conocí de forma presencial, ese día, era un dominicano lleno de vida y fuerza, sumamente sencillo, dispuesto, respetuoso, y con un don de humanidad.  Había que ver la emoción con la que él nos narraba, a mi compañera Omaira, que es de una generación que al igual que a muchos, en la escuela nunca le hablaron de quien era éste valor que nos hablaba en ese momento, sobre su participación y la de sus compañeros.  Parecía el relato de quien, a pesar de los resultados militares, seguro de que no sentirse frustrado ni abatido por el tiempo ni por lo que ha sido la respuesta del tiempo todos estos años luego de asumir su decisión.

Es y será ardua la tarea de buscar que valores que motivaron esa raza inmortal, pueda mantenerse lo que resta y seguir inculcando en las nuevas generaciones los mismos, y no toda la porquería que hoy vemos.  Resulta una labor difícil y hasta titánica viendo lo que hoy se padece como orden social y cuáles son los fundamentos sobre la cual se cimienta.  Sin embargo, debe ser un compromiso, como lo fue para cada uno de las dominicanas y dominicanos que  ofrendó su vida por las mejores conquistas, el buscar crear una mejor sociedad en bases firmes, dignas y justas.
   
Que lo mejor del pueblo dominicano mantenga en su memoria histórica, acciones de vida como la de Mayobanex Vargas, que les hablen a sus hijas e hijos, para que sea con las cualidades, virtudes y actitudes como las que honró en vida, este gran hombre y dominicano. Que su ejemplo, sea un legado que guíe hacia una nueva sociedad, no como la que tenemos.