Ultima Actualización: martes 27 junio 2017  •  11:16 AM
EL ORFEÓN DE SANTIAGO Y SU CONCIERTO NAVIDEÑO NÚMERO 55
Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  viernes 16 diciembre 2016

“El orfeón sin mí no es nadie, pero yo sin el Orfeón tampoco soy nadie"

(Reverendo padre César Hilario)

Cuando el Orfeón de Santiago cumplió cincuenta años de fundado, publiqué un artículo

(4/8/2012) en este mismo diario, en cuyos primeros párrafos yo decía lo siguiente:

«El profesor Juan Bosch expresó en una ocasión que él no tenía vicios y que su única

adición era leer al Poeta Nacional, Pedro Mir. Parodiando al autor de La mañosa y

maestro del cuento hispanoamericano, debo confesar, con toda sinceridad, que asistir a

los conciertos del Orfeón de Santiago, especialmente a su muy famoso y tradicional

concierto navideño, forma parte de mis escasas adiciones.

El Orfeón de Santiago fue fundado el 29 de junio de 1962 por el entonces veinteañero

joven sacerdote, César Hilario, días después de haber regresado a la República

Dominicana procedente de Roma, país donde cursó sus estudios sacerdotales y

musicales. Desde entonces se le tiene no solo como la principal agrupación coral de

Santiago, sino de la Republica Dominicana.

Conformado actualmente por cuarenta y ocho voces (sopranos, contraltos, tenores y

bajos), este colectivo artístico, desde el mismo momento de su fundación se ha

caracterizado por interpretar el más variado repertorio de música “a capella”, el cual

incluye música sacra, polifónica y composiciones que comprenden desde los clásicos del

siglo XVI hasta los ritmos propios del folklor tradicional pertenecientes a la Republica

Dominicana y otras naciones del mundo.

Entre sus ofertas musicales vale resaltar los dos populares conciertos que a mediado y

final de cada año se presentan : el concierto de verano y el concierto navideño, en los

que se interpretan las más selectas piezas musicales, y a los cuales asisten cientos de

seguidores, atraídos por la excelente calidad que exhiben sus presentaciones.

El Orfeón celebró de esa manera su medio siglo de existencia. Medio siglo brindando

buena música dentro y fuera del país. Medio siglo defendiendo los valores de la cultura

dominicana. Medio siglo despertando conciencia social. Medio siglo esparciendo nuestro

espíritu con la más alta expresión de la música universal. Medio siglo descubriendo y

creando valores artísticos. Medio siglo, en fin, difundiendo los más sanos, auténticos y

constructivos valores»

En relación con el concierto navideño, fue en la Catedral Santiago Apóstol donde se

celebró, hace ya cincuenta y cinco años, la primera función. Y es en ese mismo lugar

donde esta noche (16/12/2016 ) se llevará a cabo el concierto número 55.

Veinte años no fueron nada solo para Carlos Gardel, pero cincuenta y cinco años

ininterrumpidos organizando y desarrollando un espectáculo artístico, pienso que es todo

un hito, una verdadera proeza.

Pienso que si los pueblos supieran valorar en su justa dimensión la labor de sus grandes

hombres, fueran muchos los reconocimientos que periódicamente recibiría el padre

Hilario. Los aportes que este digno e inquieto sacerdote ha realizado en bien del país, de

Santiago y la región del Cibao, lo hacen más que merecedor de cualquier distinción que se

le otorgue.

Irónicamente, en Santiago, sin que sepamos los motivos, existen calles que se llaman

Príncipe Felipe, Princesa Diana, Reina Sofía, etc. Y en esta misma ciudad, específicamente

en el sector donde resido, la urbanización Reparto del Este, existe una calle que se llama

México y otra República de Israel.

¡Cuánto yo daría para que una de esas vías se llamara Padre César Hilario! ¡Y qué bien se

sentiría Santiago si una de las salas del Centro de la Cultura de aquí llevara también el

nombre del legendario cura! Este último deseo me permito someterlo a la consideración

de mi entrañable amigo y director de la citada institución cultural, el médico y pintor, Dr.

Francisco Grullón.

¡Felicidades, pues, a todos los integrantes del Orfeón de Santiago, encabezado por su

dinámico director, en esta puesta en escena del concierto navideño número 55!