Ultima Actualización: lunes 28 septiembre 2020  •  08:15 PM

Neney a la Liga Municipal en el Gobierno Compartido

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  miércoles 7 diciembre 2016

La República Dominicana vive un momento trascendental de su vida republicana, el presidente de la República, Danilo Medina, ha logrado unificar no solo a dos fuerzas tradicionales y antagónicas como lo es el PLD y el PRD, con una impronta en la historia y la vida del país y la familia, sino a la mayoría de fuerzas políticas nacionales en un proyecto nacional de Gobierno Compartido.

Un proyecto de Gobierno Compartido no solo en posiciones y puestos en el gobierno sino de agenda sociales, políticas y económicas para las grandes mayorías nacionales.

Esa agenda con puntos fundamentales la firmó el presidente Danilo Medina con el presidente y líder del PRD, Miguel Vargas.

Hasta ahora todo se ha ido cumpliendo, figuras prominentes están en el ejercicio gubernamental, incluyendo al presidente del PRD, Miguel Vargas como Ministro de Relaciones Exteriores.

Grandes interrogantes surgen en el pueblo dominicano, sobre todo, en lo concerniente a esos puntos programáticos, sobre las reales posibilidades de que se ejecuten, el PRD, su dirigencia está dispuesta a entregarse en cuerpo y alma en su capacidad de lucha para para empujar y ayudar a que Danilo Medina pueda hacer las reformas y los cambios necesarios en bienestar de los y las ciudadanas.

El PRD y su dirigencia ha interpretado la realidad política dominicana y pone su gran trascendencia histórica, su prestigio de lucha a ese objetivo supremo de gobernar en un Gobierno Compartido y de unidad nacional.

El partido blanco en todas sus décadas de existencia ha tenido sus bajas y altas, pero siempre se ha levantado más fortalecido e inspirado, y en este tránsito dirigido certeramente por Miguel Vargas, no va hacer ni es menos de ahí.

En lo perredeistas no debe escapar el buen juicio y la sensatez. Está todo un pueblo atento, fijo en él, mirando sus pasos y las acciones y actitudes que asumen a lo interno de su organización y en el gobierno del cual son corresponsables.

En este tránsito, en esta responsabilidad de Gobierno Compartido, por el trato y el respeto dispensado por el presidente Danilo Medina, el respeto de los acuerdos, de la palabra empeñada, por la actitud correcta del líder del PRD, Miguel Vargas, el PRD, sus dirigentes deben ser consecuentes, sensatos.

En ese compartir el Poder, el PRD hace elección de sus mejores hombres para que ocupen posiciones cimeras en el Gobierno y sus instancias de poder para contribuir al fortalecimiento institucional y sean foro permanente de análisis y soluciones a nuestros problemas.

Es así que el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) se apresta a presenta a José Leonel (Neney) Cabrera como candidato a la secretaría general de la Liga Municipal Dominicana (LMD).

No solo porque le corresponda al PRD por ser la segunda fuerza municipal del país con 33 alcaldes, 48 directores de distritos municipales, 254 regidores y 157 vocales de distritos, sino porque es el consenso necesario que debe emanar con el PLD y las demás fuerzas políticas.

En buena valoración ha sido el PRD el partido que más aportes ha hecho al desarrollo de los gobiernos locales, solo hay echar una mirada, revisar la historia, las letras del PRD brillan en posiciones muy importantes.

Además de que el proponente del PRD Neney Cabrera es un político y empresario donde ha desarrollado una ininterrumpida y destacada militancia que lo ha convertido en los últimos años en uno de sus más descollantes líderes jóvenes, con una maestría en Ciencias Políticas, mención Administración Pública, en la Universidad Complutense de Madrid.

Ojalá que impere el buen juicio y la sensatez…Que no se imponga la mentalidad del pasado, el país necesita de hombres y mujeres con nuevas concepciones, que pongan al país a tono con los signos de los tiempos.

Nuestras instituciones tienen que ponerse en manos de la capacidad, que apliquen la metodología, las técnicas del desarrollo económico y social.

Que democraticen las oportunidades de empleos, de trabajo, de salud, de educación, de viviendas para todos, tal y como esta contemplados en los puntos cimeros del Gobierno Compartido.

El autor es periodista